Carta de Mons. Candia a los capellanes castrenses respecto al uso del hábito eclesiástico