CIUDAD DEL VATICANO, 19 NOV 2011 (VIS).- Benedicto XVI llegó poco antes de las 9.00 al Palacio Presidencial de Cotonou, construido en 1960 con motivo de la proclamación de la independencia de Benin de Francia, donde tuvo lugar el encuentro con los miembros del gobierno, de las instituciones de la república, del cuerpo diplomático y de los representantes de las diversas religiones. El Papa fue acogido por el Presidente de Benin, Thomas Yayi Boni y, tras saludar a los presentes, pronunció un discurso del que ofrecemos amplios extractos.

 “Cuando digo que África es el continente de la esperanza, no hago retórica fácil, sino expreso simplemente una convicción personal, que es también de la Iglesia. Con demasiada frecuencia nuestra mente se queda en prejuicios o imágenes que dan una visión negativa de la realidad africana, fruto de un análisis pesimista. Es siempre tentador señalar lo que está mal; más aún, es fácil adoptar el tono del moralista o del experto, que impone sus conclusiones y propone, a fin de cuentas, pocas soluciones adecuadas. Existe también la tentación de analizar la realidad africana de manera parecida a la de un antropólogo curioso, o como alguien que no ve en ella más que una enorme reserva de energía, minerales, productos agrícolas y recursos humanos fáciles de explotar para intereses a menudo escasamente nobles. Estas son visiones reduccionistas e irrespetuosas, que llevan a una cosificación nada correcta para África y sus gentes”.

  “Hablar de la esperanza es hablar del porvenir y, por tanto, de Dios


Fuente Sitio Oficial de Noticias de la Santa Sede 'Vatican Information Service' (VIS): Sigue leyendo en la nota original