En el marco de las celebraciones por el Centenario de la Coronación Pontificia de la Virgen de la Merced por mandato de Su Santidad San Pío X y del Bicentenario de la Batalla de Tucumán (luego de la cual el General Manuel Belgrano la nombró Patrona y Generala del Ejército), se realizó la tradicional bajada de la imagen de la virgen desde su camarín.

La imagen de la Virgen permanecerá expuesta para que la gente se acercarse, rece y le agradezca.

“La bajada es un signo, de la cercanía de nuestra madre hacia nosotros, sus hijo. Ella, la redentora de cautivos, siempre está de nuestro lado y nos guía, nos aleja del pecado. Es una madre que nos ama”, indicó el Párroco de la Basílica de La Merced, Pbro. Carlos Alberto Sánchez.

Imagen de previsualización de YouTube