El Padre Arnoldo, había nacido el día 30 de julio de 1955 en Don Cristóbal Primero, localidad rural del Departamento de Nogoyá, en la provincia de Entre Ríos. Estudió en el Seminario Santa María Madre de Dios en la ciudad de San Rafael, Mendoza, y fue ordenado sacerdote el día 8 de diciembre de 1990.

Ingresó en el Obispado Castrense como Capellán el 1 de febrero de 1993, desempeñándose por más de 20 años pastoreando la grey que se le ha confiado en distintos destinos de Ejército Argentino. Su primer destino fue el Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”. Luego de tres años en ese destino, fue trasladado a la Capellanía del Comando de la Brigada Mecanizada XI de Río Gallegos. Luego de 6 años en Río Gallegos, fue trasladado al Barrio de Suboficiales Sargento Cabral de Campo de Mayo y posteriormente atendió también el Hospital Militar Central y el Regimiento de Asalto Aéreo 601 de Campo de Mayo.

Asimismo, en los últimos años llevó la palabra de Dios al personal del Instituto Penal de las Fuerzas Armadas. Desde el mes de diciembre de 2012 atendía pastoralmente el Comando de la Guarnición Militar Buenos Aires, el Batallón de Ingenieros 601 de Campo de Mayo, el Departamento de Dirección de Ingenieros e Infraestructura de Villa Martelli y la Compañía de Policía Militar 601 de Campo de Mayo. Amén a todos estos destinos, el Padre Santucho ha llevado la Buena Nueva a los miembros de las Fuerzas Armadas apostadas en la Misión de Paz en la Isla de Chipre.

Falleció repentinamente en Buenos Aires el día 21 de junio de 2013, pocos días antes de cumplir los 58 años de edad. La sepultura del padre Arnoldo será en el Seminario Arquidiocesano de Paraná “Nuestra Señora del Cenáculo”. A pedido de su familia, en el día de mañana martes 25, a las 9:00 hs se celebrará la misa de cuerpo presente en su ciudad natal, Nogoyá. Finalizada la misma sus restos serán trasladados al cementerio del Seminario de Paraná.

El Obispado Castrense de Argentina, y toda la familia que lo integra, toma parte en el dolor por su ausencia y reza por el alma de nuestro querido hermano, para que Dios lo tenga a su lado.

Nuestro Señor, haga brillar sobre el padre Arnoldo la luz que no tiene fin. Descanse en Paz. Amén.

Padre-Santucho