En unión con la Iglesia universal, el pasado 22 de noviembre, en la Iglesia Catedral Stella Maris, el Obispado Castrense clausuró solemnemente el Año de la Fe al que convocó el Papa Benedicto XVI.

El Obispado había inaugurado este año de gracia en el contexto de la X Peregrinación de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad al Santuario de Luján. Ello tuvo lugar el 12 de octubre de 2012.

La ceremonia fue presidida por Monseñor Pedro Candia y asistieron los Capellanes Mayores y gran número de Capellanes que desempeñan su labor en el ámbito metropolitano. La Catedral colmada de fieles, contó con autoridades y delegaciones del Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval.

Se expuso el Santísimo Sacramento y se rezó la Hora Sexta. Al finalizar se impartió la bendición con el Santísimo y se rezó el Credo Nicenoconstantinopolitano.

Monseñor Candia, en su predicación, señaló que “la fe cristiana, operosa  en la caridad y fuerte en la esperanza, no limita, sino que humaniza la vida; más aún, la hace plenamente humana. La fe, entonces, es acoger este mensaje transformador en nuestra vida, es acoger la revelación de Dios, que nos hace conocer quién es Él, cómo actúa, cuales son sus proyectos para nosotros. Ahora bien, es verdad que el misterio de Dios sigue siempre más allá de nuestra razón, pero aún así, con la revelación es Dios mismo quién se hace accesible y nos hace capaces de escuchar su Palabrar y recibir su verdad.”

La celebración culminó con la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino.

La jornada estuvo presidida por un encuentro de Clero en el cual se presentó la Enciclica Lumen Fidei del Papa Francisco.