Con el objetivo de atender pastoralmente la Campaña Antártica de Verano, Monseñor Pedro Candia, Administrador Diocesano del Obispado Castrense, dio el envío misionero al Padre Guillermo Conti, Capellán del Ejército Argentino, enviándolo por el término de 3 meses.

El Padre Conti partió el pasado 16 de diciembre de la Base Aérea “El Palomar” llegando a la Base Antártica Esperanza el día 18, donde desarrollará actividades pastorales recorriendo las otras Bases Antárticas Argentinas: San Martín, Primavera, Carlini, Orcadas y Petrel.

En la Base Esperanza viven 63 Oficiales del Ejército Argentino, 8 de los cuales están con sus familias, conformando un grupo de 19 niños y adolescentes que concurren a la escuela de la base, y 8 de los cuales a catecismo. Hay 2 Oficiales de la Fuerza Aérea y 10 científicos de la Dirección Nacional Antártica.

En dicha Base, se encuentra la Capilla “San Francisco de Asís”, que es la capilla mas antigua de la Antártida erigida como tal el 18 de febrero de 1976, siendo su primer Capellán el jesuita R. P. Buenaventura De’Filippi, que invernó en la Base durante dos años consecutivos.

En su paso por la Base Marambio el Padre Guillermo, celebró la Santa Misa con el personal aeronáutico de la base y luego compartió con ellos la cena y algunas reuniones fraternas.

En la Base Esperanza, celebró la Santa Misa y administró los Sacramentos de los 8 niños que pertenecían al grupo de Catecismo. Se celebraron 1 Bautismo, 5 Primeras Comuniones y 2 Confirmaciones, los cuáles estuvieron guiados por el Ministro de la Comunión, Capitán Gustavo Sanchez y por la Teniente Primero Vanesa Pia, contando con la participación de todo el personal de la base que los acompañó en ese momento tan trascendente de sus vidas.

A parte de su trabajo pastoral, el Padre Guillermo se incorporó a las actividades de trabajo de la Base como uno mas de la dotación antártica, y colabora con el personal científico de la DNA, en el censo y en los estudios de campo, de la población de pingüinos y focas de Wedell.