Uniéndonos al júbilo de la Iglesia Universal por las canonizaciones de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II, que serán proclamados Santos por el Papa Francisco el próximo 27 de abril en el Vaticano, la Iglesia Castrense celebrará la acción de gracias con una misa presidida por el Administrador Diocesano Monseñor Pedro Candia. Concelebrarán los capellanes mayores y han sido invitados todos aquellos sacerdotes que trabajan pastoralmente en las unidades de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad de todo el país.

La celebración tendrá lugar en la Iglesia Catedral Stella Maris el lunes 28 a las 11 hs. Concurrirán delegaciones especialmente invitadas del Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Gendarmería y Prefectura Naval.

Recordemos que Juan XXIII, en 1915, cuando Italia entró en guerra fue llamado como sargento sanitario y nombrado capellán militar de los soldados heridos que regresaban del frente.

Por su parte, el padre de Juan Pablo II se desempeñaba como suboficial del ejército polaco. Pero el inmenso  don que dejó su pontificado a la pastoral castrense ha sido sin duda la promulgación de la Constitución Apostólica Spirituali Militum Curae, del 21 de abril de 1986.

En dicha constitución apostólica, el Santo Padre percibió dos elementos a los que les asigna una especial importancia: 1° los militares constituyen un determinado grupo social y 2° ellos poseen peculiares condiciones en su vida militar. De ambos elementos unidos surge la necesidad de una concreta y específica forma de asistencia espiritual, que la Iglesia, a lo largo de los siglos, la ha concretado con extraordinaria solicitud.

Por tanto, en la raíz profunda de la pastoral castrense no se encuentra ni una simple costumbre ni una preferencia subjetiva, sino la observación de los hechos y la mirada cristiana de los mismos.

A partir de la mencionada constitución apostólica, los obispados castrenses u ordinariatos militares se asemejan a una Iglesia particular (diócesis) con pastor propio y clero incardinado.

Misa de Accion de Gracias