Compartir |
  
No tengo dudas que Dios me pide esta nueva responsabilidad a través de la voluntad del Obispo

CELEBRACIÓN DE PENTECOSTES EN LA CAPILLA SAN JOSÉ

Compartimos con nuestros lectores las fotos de la celebración que tuvo lugar en la Capilla San José en la Base Aeronaval Comandante Espora con el Padre Jorge Omar González, Capellán de la Base.


SER IGLESIA ES SENTIRSE EN MANOS DE DIOS

InicioVIS VaticanoRecibir VISContáctenosCalendario VIS

El ‘Vatican Information Service’ (VIS) es un boletín informativo de la Oficina de Prensa Santa Sede. Transmite diariamente información sobre la actividad magisterial y pastoral del Santo Padre y de la Curia Romana… []


Fuente Sitio Oficial de Noticias de la Santa Sede 'Vatican Information Service' (VIS): Sigue leyendo en la nota original


HOMILÍA EN HOMENAJE A LOS CAÍDOS EN MALVINAS

“En un nuevo aniversario de la gesta de recuperación de las Islas Malvinas, los argentinos hacemos memoria de aquellos hombres que participaron en el conflicto y ofrendaron sus vida en defensa de la integridad de la Patria. Al mismo tiempo honramos a los ex combatientes que entonces se expusieron al riesgo de caer en el combate en cumplimiento de su deber.

Deber de justicia y de caridad.

Por encima de las legítimas opiniones, la ciudadanía se unió en aquella oportunidad en un sentimiento común, que no se experimentaba desde hacia mucho tiempo. No se trataba tanto de opinar sobre el camino a seguir, cuanto de fortalecer la convicción de que no podíamos olvidarnos de un fragmento territorial de nuestra Patria que permanecía irredento.

A pesar de tratarse de un operativo militar, según expresas intenciones, procuraron nuestros hombres evitar un inútil derramamiento de sangre aquel 2 de abril.

Casi un mes después, los ataques aéreos de las fuerzas británicas se generalizaron desde el 1 de mayo hasta el 15 de junio, fecha del fin de las operaciones.

La Patria aporto el valor y la pericia de sus hombres preparados por libre elección vocacional para defenderla. Pero también una multitud de jóvenes que fueron reclutados según la ley para este momento de tensión y de riesgo.

El hundimiento del crucero General Belgrano el día 2 de mayo, con las 323 bajas de marinos argentinos, causo casi la mitad de las muertes de toda la guerra. Los hogares argentinos se vestían de luto, ante el modo inesperado del ataque.

Conocemos el desenlace de la guerra. El Episcopado Argentino acompaño entonces con su reflexión del día siguiente a la rendición, el 16 de junio, el momento de grave adversidad y fuerte prueba, procurando abrir un sendero de luz y de esperanza.

Como muestra de solidaridad con los tristes acontecimientos, el Papa San Juan Pablo II nos había visitado días antes, sabiendo que se avecinaban tiempos en que nos enfrentaríamos con una cruda realidad. En esa oportunidad nos dijo: “La universalidad, dimensión esencial en el Pueblo de Dios, no se opone al patriotismo ni entra en conflicto con el. Al contrario, lo integra reforzando en el mismo los valores que tiene, sobre todo el amor a la propia patria, llevado, si es necesario hasta el sacrificio…”

En el mismo documento ya citado de los obispos, Estos decían en su declaración unas palabras que mantienen vigencia:

“Así como no es el caso renunciar al legado territorial que nos dejaron los fundadores de la Patria, tampoco podemos renunciar al anhelo y esperanza de constituir una nación grande y sobre todo justa en la trabazón de las relaciones internas, y como reflejo de esa justicia interior también justa en su comunicación con los demás pueblos”.

Celebrar esta aniversario en la Catedral Castrense, tiene un especial significado, dado que es la iglesia madre de nuestra diócesis. Numerosos excombatientes se hallan aquí presentes, veteranos que seguirán conservando hasta el final la memoria de los vivido. Dan gracias a Dios por haber conservado sus vidas y recuerdan ante Él sus camaradas fallecidos.

Siempre sera difícil el juicio moral sobre la guerra en determinadas circunstancias. Pero algunas cosas nos quedan claras. Malvinas es una causa Nacional.

Ante todo, como cristianos y católicos, oramos por los difuntos como nos lo enseña la fe de la iglesia. No solo por los que murieron en el combate, sino por aquellos que sufrieron duras secuelas una vez terminado el conflicto. Oramos ademas por sus parientes y familiares que los seguirán llorando y añorando.

Honramos también a los excombatientes, aquí presentes, y no olvidamos a los ausentes. Ellos nos ayudan a mantener en alto los ideales de recuperación de estas Islas y los objetivos de nuestros justos reclamos. Lo único que espera el veterano es reconocimiento.

Su entrega no fue menor que los de aquellos que murieron en combate. Su mayor condecoración: La conciencia del deber cumplido.

La guerra duele, cala hondo, es un trauma que difícilmente se cura, sus consecuencias duran de por vida, hay que aprender a convivir con ello.

Justo con el resto de los ciudadanos reivindicamos nuestros derechos de soberanía sobre las islas que seguimos llamando Malvinas. Pero al mismo tiempo, reafirmamos la irrevocable decisión de elegir la vía pacifica y la negociación diplomática, como medio de resolución de un conflicto no cerrado.

El poderío de un pueblo, su soberanía, no consiste en su riqueza, ni en su geografía, ni en su poder económico, político o militar, ni siquiera en su sistema político. Un pueblo es fuerte cuando su estilo de vida es moral.

La fuerza y el poder de un pueblo le vienen de su nivel moral, de sus valores, de la solidez de las familias, de la educación, centrada en la persona humana, de una solidaridad hecha de renunciamientos que superen los intereses personales o sectoriales, cuando el bien común esta ante todo.

Nos acompaña en esta celebración la Virgen Santísima, cuya imagen nos preside.

Fue muy invocada en Malvinas; aquí lo hacemos también pidiéndole que interceda ante su Hijo Jesús para que Él de:

La Paz de una vida sin fin a quienes dejaron su vida terrena en Malvinas.

La Paz en su corazón a quienes sufren las heridas y consecuencias de aquellos hechos.

La Paz y la esperanza a los familiares, camaradas y amigos y otros.

La inteligencia, la voluntad y decisión a todos para trabajar en el sostenimiento de los valores morales en nuestra Patria Argentina.

Deseo concluir con las palabras de un conocido himno: “Cristo Jesús en ti la Patria espera (…) salva su honor, bendice su bandera, dando a su faz magnifico esplendor”.

13 de junio de 2014


INVOCACIÓN RELIGIOSA POR EL DÍA DEL EJÉRCITO

“Padre de bondad, Señor todopoderoso y eterno, autor y conservador de todo lo que existe en el universo, ante quien todo hombre sensato dobla su rodilla para adorar, bendecir y proclamar que tú eres nuestro Dios, infinito en misericordia.

Hoy, elevamos hasta ti un cántico de alabanza para poner bajo tus pies el agradecimiento de los hombres y mujeres del Ejército Argentino que con orgullo ciudadano festejan el aniversario de esta noble Institución de la República en la cual se encarna la vocación de servicio de quienes custodian y defienden la soberanía y la paz.

Imploramos,  Señor, tu bondad para que tus bendiciones sobre la comunidad del Ejército, que por la intercesión de la Virgen Generala de la Merced los cuides y sostengas en el camino de la misión, el testimonio personal y la entrega generosa en el servicio.  Por Jesucristo nuestro Señor. Amén “

29 de mayo de 2014


HOMILÍA POR EL XXXII ANIVERSARIO DEL BAUTISMO DE FUEGO DE LA FAA

“Celebramos hoy esta Santa Misa en ocasión del Aniversario del bautismo de fuego de nuestra Fuerza Aérea Argentina, pidiendo especialmente por las almas de nuestros fieles que empeñaron sus vidas en defensa de la Patria, pedimos por sus familias y también por aquellos que después de la guerra regresaron con heridas que marcaron para siempre sus cuerpos y sus vidas.

Todos ellos han dado ejemplo de fortaleza espiritual.

Nos explica con claridad el Catecismo de la Iglesia Católica que “la fortaleza es la virtud moral que asegura en las dificultades la firmeza y la constancia en la búsqueda del bien”. Y describiendo un poco más esta virtud cardinal continúa: “Reafirma la resolución de resistir a las tentaciones y de superar los obstáculos en la vida moral. La virtud de la fortaleza hace capaz de vencer el temor, incluso a la muerte, y de hacer frente a las pruebas y a las persecuciones.”

Capacita para ir hasta las renuncias y el sacrificio de la propia vida por defender una causa justa. “Mi fuerza y mi poder es el Señor”. “En el mundo tendréis tribulación, pero ¡ánimo!: Yo he vencido al mundo” dice el Señor. Podemos concluir que esa virtud lleva a defender y alcanzar el bien arduo con una profunda alegría, que trasciende la experiencia del dolor, siendo capaces de exclamar con el Apóstol San Pablo: “todo lo puedo en Aquel que me hace fuerte”.

Una de las paradojas del ser cristiano consiste precisamente en reconocernos frágiles para poder ser fuertes, según el testimonio del Apóstol que narra cómo pedía a Cristo ser librado de sus debilidades: Pero Él le dijo: “Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza”.

“Por eso me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las necesidades, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues, cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte”. ¡Qué hermoso ejemplo para nuestra vida cristina! La virtud de la fortaleza pasa también por la humildad de reconocer nuestras propias debilidades y la conciencia de la necesidad de cooperar activamente con la gracia que el Señor nos da. “En efecto, Él (Cristo) quién, con la fuerza de su gracia, da a seres frágiles la valentía de testimoniarlo ante el mundo”.

Entre los medios concretos para avanzar por este camino, podemos recordar aquellos que nos propone el Papa Francisco, para ser fuertes y valientes de corazón: “Procuren alimentarse espiritualmente con la oración y con una intensa vida sacramental; profundicen en el conocimiento personal de Cristo y busquen con toda las fuerzas la santidad. Ejemplares testigos de este amor son los santos, que han sacado de la Eucaristía el alimento de una caridad activa y, a menudo, heroica” y son los héroes…

Los Santos, en el amor y entrega total al Plan de Dios encontraban las fuerzas para el Apostolado. “Precisamente las cosas invisibles son las más profundas e importantes. Por eso, vayamos al encuentro del Señor Resucitado, pero fuerte, que nos ayudo a vivir bien nuestra vocación de Servicio a la Patria.”

El Cristianismo es ante todo un don: Dios se nos da. Dios siempre da. Nos precede siempre. Esto lo vemos claramente al profundizar en los textos de la Sagrada Escritura. En el lenguaje bíblico la palabra “cuerpo” no hace referencia a una parte del ser, con esa palabra se designa a la persona entera. Por tanto, el Evangelio nos dice que Jesús nos quiere dar toda su vida. Él se nos da completamente a cada uno en la Eucaristía.

Jesús espera que le correspondamos de la misma manera. Quiere que le ofrezcamos todo lo que somos: Nuestros talentos, nuestro amor, nuestra salud, nuestras grandezas y limitaciones, nuestros dolores, fracasos, todo aquello que nos alegra y todo aquello que nos mortifica. Cada Celebración Eucarística es una oportunidad para recibir el amor de Jesús, pero también para ofrecerle toda nuestra vida. Hemos vivido la gesta de Las Malvinas desde muy distintos lugares: muchos de Uds. en el lugar de la conflagración participando directamente de la reconquista de nuestras islas. Otros tal vez prestando apoyo. Desde mi experiencia personal, creo que Malvinas nos dejó un mensaje que con el correr de los años va adquiriendo más vigencia: el mensaje de la unidad. Los argentinos vivimos esas esperanzas, y esa derrota como nuestra. No he visto ningún otro hecho de nuestra historia relativamente reciente que uniera con tal fuerza a los argentinos: Malvinas nos hizo bien en ese sentido, hizo aflorar una condición que los argentinos teníamos soterrada: la capacidad de unirnos ante un ideal común: el ideal de patria. Y cuando ese ideal pide sacrificios somos capaces de hacerlos.

Ahora bien, al salir de la Misa, debemos hacer lo mismo que Jesús, hemos de estar dispuestos a entregarnos por los demás y esforzarnos por ofrecer nuestra “Carne” y nuestra “Sangre”, es decir, todo lo que somos, nuestro tiempo, nuestras fuerzas, nuestra comprensión, paciencia, generosidad, como lo hizo Jesús”.

 30 de abril de 2014

 


ENTREGA DE MEDALLAS EN CHIPRE

A comienzos del mes de junio,  la Fuerza de Tarea Argentina 43, desplegada en la República de Chipre, recibió una condecoración de las Naciones Unidas en reconocimiento a los servicios prestados en la isla.

La distinción fue entregada al personal por el representante del Secretario General de la ONU y Jefa de Misión, Lisa Buttenheim y por el Ministro de Defensa, Agustín Rossi.

La bendición de las distinciones fue realizada por el Padre Jorge Pérez, Capellán del Ejército, y posteriormente  se hizo la entrega al personal formado y a las delegaciones de Chile y Paraguay que también integran la Fuerza de Tarea.


ÁNGELUS: ES UNA CONTRADICCIÓN PENSAR EN CRISTIANOS QUE SE ODIAN

InicioVIS VaticanoRecibir VISContáctenosCalendario VIS

El ‘Vatican Information Service’ (VIS) es un boletín informativo de la Oficina de Prensa Santa Sede. Transmite diariamente información sobre la actividad magisterial y pastoral del Santo Padre y de la Curia Romana… []


Fuente Sitio Oficial de Noticias de la Santa Sede 'Vatican Information Service' (VIS): Sigue leyendo en la nota original


Otras secciones

Nuestro Obispado necesita fondos para el sostenimiento de sus seminaristas, para lo cual contamos solamente con su generosidad.

Eventos

Recientes

Descargas

Buscar

Etiquetas

Capellán Mayor de la Armada Ejército Argentino Obispado Castrense de Argentina Armada de la República Argentina Fuerza Aérea Argentina Gendarmería Nacional Argentina Mons. Santiago Olivera Fuerza de Tarea Argentina en Chipre Capellán Mayor del Ejército Papa Francisco Santa Sede Prefectura Naval Argentina

Estamos en FACEBOOK


Síguenos en Twitter

Secciones


Noticias externas


Ejercito Argentino Fuerza Aerea ArgentinaArmada Argentina
Gendarmería Nacional ArgentinaPrefectura Naval Argentina

Av. Comodoro Py 1925 (C1104AAM) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel:(+54 11) 4311-9113 / 7431 Fx: 4311-4081 Email:

Desarrollo: CGE : estudio creativo