El pasado 4 de febrero asumió como nuevo Jefe del Área Material Quilmes el señor Comodoro Héctor Daniel Lovay.

El acto contó con la presencia del Subjefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea Argentina, Brigadier Mayor “VGM” Rodolfo Centurión; el Director General de Material, Brigadier Exequiel Gil; el Subdirector General de Material Brigadier Guillermo Santilli (jefe del AMQ saliente); el señor Intendente Municipal de Quilmes, autoridades civiles, militares y personal del AMQ e invitados especiales.

El Padre Alfredo Lopez Morilla, Capellán del Área Material Quilmes pronuncio una invocación religiosa que compartimos a continuación:


Señor Dios todopoderoso y eterno,
de quien procede toda autoridad sobre el cielo y la tierra,
que en tu divina providencia nos inspiras oficios y tareas
para nuestro bien y el de nuestros hermanos,
y que con tu gracia y la obediente libertad del hombre llevas a buen término;
escucha nuestra acción de gracias, Padre lleno de bondad,
por tu hijo que deja su tarea como Jefe del Área Material Quilmes.
Atiende sus intenciones y buenos deseos y, sobretodo, otórgale el premio prometido al administrador fiel y prudente del que habla el Evangelio.
Asístelo con tu Espíritu Santo en la nueva misión que le encargas.
Ahora Señor, dirige tu mirada e infunde la gracia de tu Espíritu,
sobre tu hijo que elegiste para ser Jefe de esta Unidad.
Otórgale tu bendición y, nosotros, nos unimos a él en la oración confiada a tu divina providencia.
Derrama abundantemente los dones del Espíritu Santo sobre ellos.
Que la prudencia, la justicia, la sabiduría, la fe, la esperanza, la caridad y,
sobre todo, el espíritu de servicio, los acompañe en la tarea que comienzan.
Que la entrega confiada a ti, Señor, en sus hermanos,
sea el fundamento de su gestión.
Los ponemos en las manos de la Ssma. Virgen de Loreto, que preside este acto,
ella siga presente como Madre y protectora en sus vidas.
Por último, bendice Señor a todos los que formamos parte del Área de Material Quilmes,
danos la gracia de reconocer en nuestros superiores
tu mano paternal y providente que nos conduce hacia la patria celestial.
Todo esto te lo pedimos por tu Hijo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.