Compartimos con nuestros lectores la Invocación Religiosa que pronunció el Padre Ignacio David Cherino, Capellán Castrense del Ejército, en la entrega de sables couteaux de la promoción XLVIII del Liceo Militar General Roca el pasado viernes 20 de marzo:

Señor Dios de los Ejércitos, que eres “nuestra Roca que adiestras nuestras manos para el combate y nuestros dedos para la pelea”, adoramos tu infinita grandeza y te agradecemos con todo nuestro ser porque no dejas de bendecirnos con toda clase de bienes espirituales y celestiales.
Tu Palabra Divina que “es viva y eficaz, más cortante que cualquier espada de doble filo porque penetra hasta la raíz del alma y del espíritu”, le dice al guerrero que se “ciña la espada a la cintura; para que con gloria y majestad, avance triunfalmente; cabalgando en defensa de la verdad y de la justicia”. Por eso te pedimos que bendigas a estos cadetes para que porten estos sables, signo de autoridad y de servicio, con honor y responsabilidad.
Que cuando lo empuñen les recuerde aquel glorioso sable corvo del Padre de la Patria que solamente fue desenvainado para libertar naciones y nunca derramó sangre de hermanos. Y que, siguiendo el ejemplo de los santos y de los héroes, se animen a vivir valientemente con una firme Fe en Ti, con un ardiente amor a la Patria y con una auténtica Pasión por la Libertad.
Al bendecir + estos sables, símbolo material de la defensa de la Patria, en el nombre de tu Hijo Jesucristo, bendice a tus Hijos de la Patagonia que los llevarán, abriéndoles la fuente de tu bondad. Y bendícenos a todos nosotros, para que sigamos las huellas de tu Divino Hijo, y por la intercesión de María Santísima de la Merced, Nuestra Madre y Generala, y de San Luis Gonzaga, nuestro Patrono, podamos cumplir con nuestros deberes de cristianos y patriotas. Amén.