El 17 de marzo tuvo lugar en la plaza de armas del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín la ceremonia en conmemoración del 203 aniversario de su creación.

Entre las autoridades presentes se encontraba el señor Ministro de Defensa, Ing. Agustín Rossi; el Jefe del Estado Mayor General del Ejército, Teniente General  César Milani, acompañado por el Jefe de la Guarnición Militar Buenos Aires, General de Brigada Claudio Pasqualini, autoridades del Regimiento, e invitados especiales.

Compartimos con nuestros lectores la Invocación Religiosa que pronunció el Padre Oscar Ángel Naef, Capellán Mayor del Ejército Argentino:

Sabiduría eterna, que nos muestras el sentido profundo de los aniversarios y preparas nuestro espíritu para celebrarlos con gratitud y en la esperanza que no espera recompensas humanas, dirige tu mirada sobre estos hijos tuyos reunidos en el histórico y glorioso Regimiento de Granaderos.

Ellos, como aquellos primeros soldados que acompañaron al Padre de la Patria, imploran que ilumines sus mentes y corazones con la fuerza de tus santos dones para seguir caminando bajo la inspiración de las máximas del Libertador; para continuar cada día en el firme compromiso de servicio a los hermanos de nuestra patria como Regimiento escolta presidencial y elemento integrante del Ejército que custodia la soberanía y de la paz de nuestra Nación.

También, hoy queremos recordar, Señor, a todos aquellos que han integrado las filas de Granaderos y han partido a la casa del Padre: dales a gozar del lugar del consuelo, de la luz y de la paz.

Y a quienes aún peregrinan en la historia de los hombres suscita corazones solidarios para con los necesitados, compasivos con los enfermos y con los que sufren, y comprometidos por un mundo que te reconozca como artífice de la civilización y de la paz.

Dios de vida, por el cual el Verbo se hizo carne en el seno de la Virgen, invocamos tu santa protección por intercesión de la Virgen del Carmen de Cuyo, para poder estar siempre dispuestos a acoger los signos de los tiempos que tú pones en el curso de la historia. Amén