Jesús ha muerto y permanece en el sepulcro.
Lo acompañamos con nuestro silencio y oración. En el silencio, resplandece el misterio de la Cruz.

La Piedad, William Bouguereau