“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”

Te adoramos Jesús y te bendecimos, porque por tu santa cruz redimiste al mundo.