En la mañana del jueves 30 de abril, en la Catedral Castrense Stella Maris, tuvo lugar la celebración de una Santa Misa por conmemorarse el 33° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina.

Monseñor Pedro Candia, Administrador Diocesano  de nuestro Obispado, presidió la celebración y estuvo acompañado por el Padre Ricardo González, Capellán Mayor de la Fuerza Aérea, el Padre Oscar Naef, Capellán Mayor del Ejército Argentino, Monseñor Germán Carmona, Capellán Mayor de la Armada Argentina, el Padre Rubén Bonacina, Capellán Mayor de la Gendarmería y miembros del clero castrense que cumplen su servicio pastoral para la Fuerza Aérea.

Estuvieron presentes el Brigadier General (VGM) Mario Callejo, Jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, el Subjefe, Oficiales y Suboficiales Veteranos de Guerra y miembros de la Fuerza.

Durante la ceremonia estuvo presente una reliquia de la Santa Casa, un pedazo de ladrillo que la Fuerza recibió mediante la intermediación de Monseñor Candia.

Compartimos con nuestros lectores unos emotivos versos que leyó Monseñor Candia durante celebración:

Señor Dios Omnipotente, en este Aniversario del Bautismo de Fuego de la FAA acudimos a Ti con nuestra plegaria, recordando a nuestros héroes:

 

                                        Lo demandó el honor y obedecieron,

                                       lo requirió el deber y lo acataron;

                                       con su sangre la empresa  rubricaron,

                                       con su esfuerzo la Patria engrandecieron.

 

                                       Fueron grandes y fuertes, porque fueron

                                       fieles al juramento que empeñaron.

                                       Por eso como valientes lucharon,

                                       y como héroes murieron.

 

                                       Por la Patria morir fue su destino,

                                       querer  para ella un futuro grande su pasión eterna,

                                       servir  a la Fuerza Aérea su vocación y signo.

 

                                       No quisieron servir otra Bandera,

                                       no quisieron andar otro camino,

                                       no quisieron morir de otra manera.

 

Dales Señor el  +descanso eterno. Amén