El Instituto fue fundado el 28 de enero de 1880. Mercedes. Buenos Aires, por la Venerable Madre Camila de San José Rolón.

Siendo su carisma propio, la santa pobreza evangélica: configuración con Cristo abandonado filialmente en el padre, que se expresa en el ejercicio de la caridad desinteresada, con una opción preferencial por los pobres: niños y jóvenes abandonados, ancianos desamparados, enfermos menesterosos“.

MISIÓN EN LA IGLESIA Y APOSTOLADO

Nuestra misión en la Iglesia de Dios es la de ser anunciadoras de la Buena Noticia de la salvación, fieles al carisma y espíritu de la Madre Ca­mila:.

  • Mensajeras y testigos de la esperanza, con nuestro abandono filial al Padre, poniendo sólo en El nuestras seguridades.
  • Acogedoras, compasivas, misericordiosas ante todo dolor y todo desamparo, atentas para descubrir, en los signos de los tiempos y las orientaciones del Magisterio Eclesial, las nuevas formas de pobreza que requieran nuestro servicio apostólico desinteresado.
  • Eucarísticas: haciendo de la Eucaristía el centro de nuestras vidas, para vivir en unión con Dios y comunión con nuestros hermanos, imitando el amor gratuito y desinteresado de Jesús Eucaristía.
  • Marianas: como María, maternas, acogedoras, capaces de escuchar, comprender y perdonar.
  • Josefinas: como José, disponibles ante el misterio, reveladoras y comunicadoras del amor, valoradoras del trabajo como expresión de amor,  capaces de contacto hondo y silencioso con Dios y con los hombres.
  • Fieles y obedientes hijas de la Iglesia, con nuestro amor y sumisión al Sumo Pontífice, y los Pastores; con nuestra colaboración con los sacerdotes; nuestra presencia y disponibilidad para el servicio en los distintos campos del apostolado.
  • Fieles al espíritu de la Madre Camila, capaz de ir hasta el fin del mundo por amor de su Dios y de la Iglesia Santa, estamos dispuestas, desde nuestra pobreza, a abrirnos a la misión AD GENTES como lo pide el Sumo Pontífice.

 

SERVICIO Y APOSTOLADO EN EL OBISPADO CASTRENSE ARGENTINO

Hospital Militar Central, Cirujano Mayor Dr. Cosme Argerich

La Comunidad de hermanas que habita en este hospital  tiene como misión, el velar por el bien espiritual de enfermos, familiares, profesionales de la salud, y demás personal militar y civil que integran este centro de salud; con su visita cotidiana, proporcionan al enfermo, el consuelo y cercanía necesarios para el encuentro con Dios, a través de los sacramentos y la comunión diaria, las hermanas colaboran a crear vínculos de confianza en donde no sólo el enfermo se sienta acompañado en sus dolencias , sino los mismos familiares.

Trabajan asimismo en colaboración estrecha con los Capellanes Castrenses de este Hospital, para hacer llegar  los sacramentos de reconciliación, eucaristía, unción, bautismo, confirmación, y en ocasiones de matrimonio,  a cada persona que lo necesite.  La Santa Misa de cada día y la liturgia celebrada comunitariamente crea asimismo una evangelización constante, tanto al personal militar como al  civil.

Paralelo a esta actividad hospitalaria las hermanas colaboran en las Misiones religiosas y de evangelización que realiza el Obispado Castrense, en distintos lugares del país donde les sea solicitado por la Capellanía Mayor, llevando así la Buena Nueva a todos los barrios militares más alejados.