Jesús ha muerto y permanece en el sepulcro.
Es tiempo de silencio y oración.
En el silencio resplandece el misterio de la Cruz.