Un solo Dios en tres Personas: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es el misterio central de la fe y de la vida cristiana, pues es el misterio de Dios en Sí mismo.