María, embarazada de Jesús, visita a Isabel, embarazada de Juan el Bautista, para ayudarla y llevarle las gracias y bendiciones del Hijo de Dios que se había encarnado en Ella.

“Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús”.