El pasado 16 de Junio, el Padre Carlos Alberto Pombo,  Capellán Castrense de la Escuela de Gendarmería Nacional “General Don Martín Miguel de Güemes”, realizó la bendición de uniformes y sables de 260 cadetes de primer año.

Compartimos la invocación religiosa que el Padre Carlos pronunció:

“Señor, Dios omnipotente

Que has mostrado tu grandeza y poder en la obra maravillosa de la creación y particularmente en el prodigio amoroso de la salvación obrada por cristo.

Te pedimos:  + bendice estos uniformes y sables

Signos de la autoridad y dignidad que hoy, como servicio y compromiso, asumen estos hijos tuyos.

Que no olviden ni en lo público ni en lo privado que el uniforme y el sable son signos que trascienden

al mero vestido y ornato, son sus testigos del poder que la nación deposita en las manos del gendarme, para servir y proteger a sus hermanos; especialmente a los más débiles, misión que se ve reforzada con el juramento a la bandera, que desde hoy se comprometen a defender aún a costa de su propia vida, y que en lo cotidiano se traduce como trabajo generoso y abnegado en bien de los demás, con responsabilidad, profesionalismo y dedicación.

Bendice a tus hijos, Padre, dales todas las gracias necesarias para ser centinelas y vigías del bien común, del orden, la paz, la seguridad, la justicia y la legalidad,

Bendice señor a toda la familia de la Gendarmería Nacional, te lo pedimos por Cristo, tu Hijo Nuestro Señor, y bajo el amparo de nuestra Madre del Cielo y Patrona excelsa de Gendarmería la Virgen de Luján.

Amén. “