Entre el 21 y el 23 de junio, se realizó una misión pastoral en el Hospital Militar Campo de Mayo bajo el lema: “Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia”.

Los objetivos de la misión fueron fortalecer la conciencia de que “el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos”, profundizar los vínculos de pertenencia a la comunidad Diocesana del Obispado Castrense y generar un clima de oración que disponga a vivir la misión como un verdadero acontecimiento espiritual.

Coordinaron la misión el Padre Patricio Abraham Walker, Capellán Castrense del Hospital, el Padre Eduardo Castellanos, Capellán Castrense del Barrio Militar “Sargento Cabral” y la Madre Superiora María Fonte della Vita. Participaron también Capellanes de la Región Pastoral Zona Norte y del Gran Buenos Aires y Religiosas de la Congregación Servidoras del Señor y la Virgen de Matará que atienden el Hospital Militar Campo de Mayo.