“Dejen que los niños vengan a mí, y no se lo impidan, porque el reino de Dios es de quienes son como ellos. Les aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño, de ninguna manera entrará en él.” Y después de abrazarlos, los bendecía poniendo las manos sobre ellos. Marcos 10:13-16