La celebración de la Solemnidad de Nuestro Señor Jesucristo, Rey del Universo, cierra el Año Litúrgico y  clausura el Año Jubilar de la Misericordia.