En este tiempo en el que nos preparamos para recibir al Niño, pidamosle a Dios que nos ayude a mirarlo, a escucharlo y que conocerlo nos haga reconocernos y tratarnos como hermanos.