Gozo, Alegría, sentimientos indefinibles es el testimonio de nuestros hermanos argentinos que celebraron la llegada del 2017 en la Base Antártica Argentina “Esperanza”.

El último día del año, y mientras se concluían los preparativos para la cena sonó por última vez en el 2016 la campana del fin del mundo convocando a Misa a las 20:30hs para celebrar la Misa vespertina de las vísperas de Santa María, Madre de Dios.

La Capilla de la Base dedicada a San Francisco de Asís se cubrió de Fieles. El Capellán del Ejército, Pablo Castelnovo, comenzó la celebración de acción de gracias por el año que concluía y una renovada petición por la prosperidad y la paz del 2017 que nacía.

Al concluir la celebración de la Misa más austral del mundo el personal se trasladó bajo la claridad del día antártico al salón que se había preparado para la cena de camaradería. Allí el jefe de la Base, Mayor Noel Allbiero presidió el brindis en el que rescató los grandes valores de la familia antártica.