La Iglesia celebra a San José, hombre justo a quien Dios le encomendó la responsabilidad y privilegio de ser esposo de la Virgen María y custodio de la Sagrada Familia, así mismo padre de Jesús.