Tiempo de silencio y reflexión, mientras Cristo descansa en el sepulcro y acompañamos a la Virgen María en su dolor.