Mientras navegaba el 2 de mayo de 1982 recibió dos torpedos del submarino HMS Conqueror, perdió su proa y tras escorarse a babor, se hundió en aguas del Mar Argentino.

De sus 1093 tripulantes, se perdieron las vidas de 323 soldados por efectos del impacto, por el incendio posterior, en el naufragio o por permanecer en el mar a muy bajas temperaturas.

Honramos la memoria de nuestros héroes caídos en defensa de nuestra Patria orando por el descanso de sus almas en la Gloria de Nuestro Señor.