El cuarto domingo de Pascua la Iglesia celebra el Domingo del Buen Pastor.

Abramos la puerta de nuestro corazón a Jesús, buen pastor, que nos da la felicidad, y nos permite vivir la sublime alegría de sentirnos hijos de Dios.