Santa Madre y Patrona de la República Argentina, de nuestro Obispado Castrense y de la Gendarmería Nacional.

Te pedimos Madre que a todos los que estamos bajo tu  protección nos cubras con tu manto, que es nuestra bandera, y te imploramos que nunca apartes tu mirada amorosa de nosotros y nos libres de todo mal.