En la mañana del martes 2 de mayo, tuvo lugar en Puerto Belgrano, un acto para conmemorar el 35° Aniversario del hundimiento del Crucero ARA “General Belgrano”.

El acto fue presidido por el Ministro de Defensa, Julio César Martínez, y estuvieron presentes autoridades de la Armada Argentina, de las Fuerzas Armadas, civiles y militares.

Monseñor Pedro Candia, Administrador Diocesano de nuestro Obispado, pronunció la siguiente invocación:

“Dios Padre, que nos has dado la Patria como don y compromiso, no quisiste que faltaran defensores de sus aguas. Hoy recordamos a más de 323 marinos argentinos que fueron fieles al juramento que empeñaron.

Lo demandó el honor y obedecieron, lo requirió el deber y lo acataron, como valientes lucharon, con valor y con su sangre defendieron nuestras islas.

Fue su destino el sacrificio supremo, defender a la Patria su pasión entera, servir en la Armada Argentina su vocación y gloria.

Que el recuerdo inapagable de estas almas inmortales nos mueva cumplir lo que la Nación nos demande.

Que descansen en paz junto a los héroes que lucharon por una patria emancipada y por el honor de nuestros suelos, que Dios los tenga en la Gloria tripulantes del Crucero General Belgrano.

Señor del mar, Dios de todo consuelo, bendice y fortalece a las familias de estas tripulantes que fueren fieles al lema: IRSE A PIQUE, ANTES QUE RENDIR EL PABELLON.

María Stella Maris, Patrona de la Armada, reconfórtanos en las ausencias, consuélanos en las tempestades, para que en el ocaso de nuestro derrotero podamos llegar al puerto seguro de la vida eterna.

Amén.”