En la jornada del viernes 1 de septiembre en horas de la mañana, el Obispo Castrense, Mons. Santiago Olivera, celebró su primera Misa en La Capilla de la Casa Rosada dedicada a Cristo Rey, cuya imagen fue ubicada nuevamente presidiendo ese lugar de culto.

Concelebraron con el Obispo, su Vicario General, Mons. Gustavo Fabián Acuña, el Rector de la Iglesia Catedral Stella Maris, Padre Diego Pereyra y el actual capellán del lugar, Padre Diego Segundo.

Las Capillas de la Casa Rosada y la Quinta de Olivos están confiadas directamente al Obispo Castrense o a quién él designe.

En su homilía Mons. Olivera se refirió primero a la figura de Cristo Rey, pidiendo para que reine la paz entre todos los argentinos, así también el deseo un encuentro fraterno. Se refirió luego al valor que tiene toda vida humana y rezó de modo especial a nuestra Madre de la Paz por la aparición de Santiago Maldonado y por su familia, dejando de lado toda bandería política e intereses personales. La vida, y la vida de Santiago, nos interesa a todos con igual intensidad, señaló.

Entre los fieles que asistieron a la celebración, se encontraba el jefe de la Casa Militar, General de Brigada José Luis Yofre.