obcastrensearg_mos oliveraEn el marco de la 1° Jornada Mundial de los Pobres, Mons. Olivera instituyó Cáritas Diocesana Castrense, así lo determinó nuestro Obispo Castrense de Argentina, junto a sus más estrechos colaboradores.

De esta forma, firmaron una declaración con motivo de la Primera Jornada Mundial de los Pobres que, instituida por el papa Francisco, se celebrará el próximo domingo 19 de noviembre. Tras recordar que el pontífice en su mensaje para esta jornada invita a encontrarse con los “muchos rostros de la pobreza”, dijeron que como diócesis quieren “proféticamente” expresarse cercanos a:

- Quienes en nuestros ambientes castrenses sufren el sinsentido y la pérdida de identidad. 

– Las familias que padecen la violencia intrafamiliar, el desinterés por sus miembros más débiles, el desprecio por la vida, sobre todo la no nacida y la vida que se va apagando. 

– Los matrimonios que no se pueden entender, donde escasea el diálogo y la mutua comprensión. 

– Los jóvenes, víctimas de la droga, que son condenados antes que atendidos para ayudarlos a superar cualquier forma de adicción. 

– Los niños, cuyos padres no tienen la posibilidad de atender sus necesidades como tampoco su desarrollo y su educación, junto con su crecimiento saludable. 

– Los privados de la libertad, que sin condenas justas o algunos sin sentencias firmes, están en las cárceles de nuestra patria. 

– Las Instituciones armadas y de seguridad de la Nación, que ven mancillado su honor y su prestigio por campañas de intereses y por ideologías que devastan sin razón. 

Como gesto para amar “no solo de palabras sino con obras y de verdad”, monseñor Olivera anunció el inicio de Cáritas Diocesana Castrense, la cual “tendrá como prioridad y desafío, buscar los medios, recursos y caminos concretos, para acompañar como Iglesia Madre y Cercana esos rostros que son la “carne doliente de Cristo”. 

“Todos estos hermanos, que los sentimos y los sabemos profundamente cercanos en nuestros corazones, y tantos otros con quienes compartimos cada día son los ‘verdaderos tesoros y riquezas de la Iglesia Castrense de la Argentina’. Ellos son nuestra riqueza, con ellos nos comprometemos y a ellos, como discípulos misioneros de Jesucristo, queremos entregarles la vida, para que en ‘Él, ellos también tengan vida abundante”, concluyó citando el documento de Aparecida. 

Firman la declaración, además de monseñor Olivera, los siguientes sacerdotes: Mons. Gustavo Acuña, Vicario General; Rodrigo Domínguez, Vicario de Pastoral; Martín Llanos, Canciller; Alberto Barda, Capellán Mayor del Ejército; Diego Tibaldo, Capellán Mayor de Prefectura; Rubén Bonacina, Capellán Mayor de Gendarmería; Ricardo González, Capellán Mayor de Fuerza Aérea, y César Tauro, Capellán Mayor electo de Fuerza Aérea.-