obcastrensearg_Capellán Mayor de la Armada CastellanosNo tengo dudas que Dios me pide esta nueva responsabilidad a través de la voluntad del Obispo, la afirmación es del nuevo Capellán Mayor de la Aramada, Pbro. Eduardo Alberto Castellanos en una entrevista brindada a Radio María en la jornada del viernes 23 de febrero. El Padre Eduardo, quien es oriundo de Entre Ríos, hace más de dos décadas integra el Obispado Castrense, en el ámbito del Ejercito Argentino.

Consultado de cómo se enteró de la novedad, Castellanos señaló, la noticia me fue adelantada por el propio Obispo, Santiago Olivera, allí me propone trabajar en el ámbito de la Armada Argentina, ante esto, no tuve otra opción que señalarle que sí. Como dice Mons. Olivera, con la gracia de Dios y su acompañamiento será posible.

Ampliando resalto, con mi confirmación nuestro Obispo dialogó con el Jefe de la Armada y finalizado todos los pasos de rigor se hizo público. Eduardo Alberto Castellanos, iniciará su nueva tarea pastoral desde el 1 de Abril del presente año, como Capellán Mayor de la Armada.

Agregando, el que obedece nunca se equivoca, decía San Maximiliano kolbe, sin dudas es un cambio espacio en mi tarea pastoral, pasando de la Aviación del Ejército a la Armada. Hace 21 años que el Pbro. Castellanos integra el Ejército, donde recuerda que, di mi vida en la institución, vivir y compartir con los aspirantes, con los oficiales y suboficiales donde uno es uno más para ayudarlos en este camino.

El Obispado Castrense de Argentina, está compuestos por el Ejército, Armada y Fuerza Área más Gendarmería y Prefectura. A diferencia de otras Diócesis que son territoriales, dice el Capellán Mayor Eduardo Castellanos, nuestra Diócesis no tienen territorio propio, sino que está compuesta por las personas, y quienes componen la misma son quienes tienen estado militar, los civiles, las familias y quienes vivan con quienes integran esta comunidad.

En su repaso de cómo surge la intención de ser religioso castrense señaló, mi vocación se puede entender es un llamamiento, Dios llama y uno no tiene más que decir que sí, la vocación al Clero Militar, es una vocación dentro de la vocación. Pero haciendo memoria confesó la génesis de su inspiración, fue cuando transitaba el segundo año como seminarista, nos llevaron a Mendoza, estuvimos en Uspallata, en el Regimiento de Infantería de Montaña 16 “Cazadores de los Andes” (RIM 16),  donde nos habían prestado el lugar.

Ese fue el primero de los contacto con el Ejército, allí pasamos varios días, hacíamos nuestras actividades y también compartimos con los militares actividades en común. En ese momento, me hice muy amigo del ayudante de Jefe de Unidad, un Teniente Primero, y el último día de estadía, me dijo (…), Eduardo yo te quiero hacer un regalo (…), te lo doy desde lo más profundo de mi corazón y me regala, un rosario, esto es lo más sentido que tengo, yo solamente te voy a pedir una cosa.

Reflexiona cuando seas Sacerdote, piensa en ser Capellán (…), lo miré y le dije, Darío (…)  yo estoy recién en el segundo año, me falta mucho…bueno Eduardo, prométemelo igual, cuando seas Sacerdote, considera ser Capellán.

A la hora de definir, cuál es la función de un Capellán Mayor, el Padre Castellanos, dijo, cada fuerza tiene un Capellán Mayor, por derecho canónico este, es un decano, y su función es facilitar la tarea pastoral entre sus hermanos sacerdotes. Ocupar ese cargo, dijo que tiene una gran ventaja, puesto que, al estar en el estado mayor de su propia fuerza, puede tener más acceso a la jefatura.

Aclarando, de esta manera facilitar la acción pastoral de los sacerdotes que están en la primera línea, quienes están en el terreno caminando, en los cuarteles, en las naves. Ellos son quienes están en contacto directo de las almas encomendadas, siendo nuestro deber también informar las directivas del Obispo, siendo servidores como dice Mons. Olivera.

Por último dijo, Mons. Santiago es un Padre y como buen Padre siempre estará acompañando a sus hijos sosteniéndolos, instruyéndonos, todos los sacerdotes de este Obispado así lo sentimos. Me imagino que en Córdoba, en su ex Diócesis, lo estarán extrañando muchísimo, ahora está con nosotros, él también tuvo que tomar la determinación de aceptar el pedido del Papa, por ello, no queda otra respuesta que tomar su ejemplo y cuando él me pidió estar ahora aquí, acepte el desafío.-