obcastrensearg_mons olivera visita comunidad religiosa cbaCórdoba | En su visita Apostólica Mons. Olivera visitó a la Comunidad de Religiosas del Hospital Militar de la capital Mediterránea, son quienes realizan tareas pastorales y evangelizadoras en el nosocomio Castrense y en el barrio Militar “Gral. Deheza”.

El encuentro se desarrollaba en la media mañana de hoy, cuando el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, recibía la bienvenida de las hermanas que pertenecen a la Congregación de Marta y María. La Comunidad en mundo, cuenta con más de 700 religiosas presentes en Guatemala, España, Venezuela, Honduras, Argentina, EEUU, Italia, Etiopía, Cuba y Lituania.

La Congregación de Marta y María, fue fundada por Mons. Miguel Ángel García Aráuz (+2004) y la Madre Ángela Eugenia Silva Sánches en 1979, en la Diócesis de Jalapa, Guatemala. Los precursores, fueron almas orantes que deseosas del Reinado de Cristo, vieron la necesidad en aquellas tierras, donde la miseria abría puertas a las sectas y existía una precaria atención espiritual (más de siete mil kilómetros cuadrados para siete sacerdotes), de formar una congregación religiosa de mujeres consagradas que llevaran a cabo dicho deseo.

El origen de su nombre, se debe a un deseo de sus creadores, que quisieron distinguir al Instituto con el nombre de “Marta y María”, para señalar los dos principios que rigen sus vidas: la contemplación de los Misterios Divinos (María) y la acción apostólica en el servicio generoso y desinteresado a los hermanos (Marta). Ambas facetas se funden motivadas en el amor al Divino Maestro, a ejemplo de las Santas hermanas de San Lázaro.

A su vida de oración y contemplación en la intimidad con Jesús Eucaristía, unen el celo apostólico en el servicio a los hermanos y la Iglesia, que se cristaliza en la atención de niños discapacitados y huérfanos, personas drogodependientes, ancianos abandonados y otras obras de caridad.

Pedimos al Dueño de la mies, que no les haga faltar vocaciones y les regale la gracia del servicio y de la entrega en camino a la santidad.-