obcastrensearg_tedeum chile 01Chile | Asistir a los festejos del Bicentenario de Maipú, fue un encuentro que ha fortalecido los vínculos, así calificaba Mons. Santiago Olivera, su visita al país trasandino minutos antes de partir rumbo a nuestro país, desde el Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile. En forma exclusiva, antes de abordar su vuelo rumbo a Buenos Aires, Mons. Olivera conversó respecto de todo lo vivido en estas dos jornadas.

Es de destacar que desde que llegó a Chile, Mons. Olivera fue protagonistas de los honores a la hermana tierra chilena, haciendo entrega de la Medalla del Bicentenario de Maipú, del Obispado Castrense de Argentina, al Obispo Castrense de Chile, Mons. Silva Retamales. También participó del desfile del día miércoles por la tarde, en Maipú y por la noche asistió invitado por el Ejército chileno a una recepción.

Allí, junto a Mons. Santiago Silva Retamales, fue testigo de la entrega de distinciones por parte de ambos Jefes del Ejército tanto de Chile como de Argentina. Cabe mencionar, que el Gral. del Ejército, Comandante en Jefe, Ricardo Martínez Menanteau, tuvo la gran deferencia de hacerle entrega de un presente a Mons. Santiago Olivera.

Al respecto, nuestro Obispo Castrense señaló sobre, Martínez Menanteau, fue muy cordial, nos hizo un presente al Jefe del Estado General del Ejército, Claudio Ernesto Pasqualini y a mí. En dicho momento, nos hablo de la alegría del encuentro y de fortalecer los vínculos de hermanos.

obcastrensearg_mons olivera y jefe del ejército chile

 Gral. del Ejército, Comandante en Jefe, Ricardo Martínez Menanteau y Mons. Santiago Olivera.-

 

En repaso general, Santiago Olivera declaro, fue un encuentro que ha fortalecido los vínculos, la fraternidad, la cercanía, se va construyendo en estos encuentros, compartiendo. Es una alegría para mí, especialmente ser y haber sido testigo y participe de este momento histórico, me refiero a lo que significó la evocación del Bicentenario del abrazo de O´H iggins y San Martín.

Agregando sobre su presencia en evento final de los festejos, lo de hoy fue en Maipú, fue reconocer ese esfuerzo que significó la libertad, la independencia de nuestro país y también de Chile, por tal motivo, haber sido invitado, haber estado en un lugar tan importante, como argentino, junto a tantos otros presentes, es motivo de mucha, mucha alegría. Por otra parte, valoro especialmente, la cordialidad, la empatía del pueblo chileno, del Señor Obispo Castrense, Mons. Santiago Silva Retamales, del señor Arzobispo de Santiago de Chile, Cardenal Ricardo Ezzati, quien presidió el Te Deum.

Por últimos no señaló, estar allí, concelebrando, con todos los Obispos presentes, fue simplemente un gran honor y privilegio absoluto. Sin dejar de recordar, que también pude estar en contacto con las autoridades, pudiendo conversar y saludar inclusive al Señor Presidente de Chile, Sebastián Piñera, y saludar también a las autoridades argentinas también civiles y militares.-