obcastrensearg_bandera malvinasMalvinas | Renovamos nuestro deseo de seguir trabajando por el encuentro entre todos, las palabras le pertenecen a nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Olivera, quien en el día del Veterano y de los Caídos en Malvinas hacía público a todo el país el recuerdo. En el mensaje, Mons. Santiago Olivera, nos pide que valoremos no solo la tierra, sino su rica historia, donde se deben respetar y honrar todos los esfuerzos.

Además hizo una especial invocación, rezando por los héroes, sus familias, por los fallecidos y en ella, haciendo foco también, en los que gobernaron, gobiernan y gobernarán nuestro país, para que no olviden jamás el valor y empeño de nuestros veteranos y caídos. Es de destacar, que hoy nuestro Obispo Castrense, participará del acto conmemorativo por el 2 de Abril, por último pidió la intersección de la Virgen de Lujan, por el cuidado y el bienestar de todos los que han sido protagonistas en Malvinas.

 

A continuación el mensaje de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

En este nuevo 2 de abril, ponemos nuestra mirada en las Islas Malvinas, no solo son, una porción de tierra de nuestra patria, sino también son una gran parte de nuestra historia. Historia de esfuerzos, de diplomacia, de lucha, de sangre y de muerte, de tantos argentinos que recordamos con gratitud por lo que han hecho por la patria.

Renovamos en este día, nuestro deseo de seguir trabajando por el encuentro entre todos, así como este gran avance que pudimos ver, en el trabajo por la identificación de 90 héroes. Hoy asistimos en esta conmemoración, rezamos por aquellos que han participado de la guerra, por sus familias, por los heridos, por los enfermos, por los que les costó integrarse de nuevo a nuestra tierra Argentina, a su situación, a su trabajo.

Pedimos por los que han gobernado, gobiernan y gobernarán, para que recuerden siempre agradecidos a estos hombres, ex combatientes, a sus familias, a las comunidades donde vienen, con reconocimiento, con verdadera gratitud por todo lo que hicieron.

Ponemos en la presencia de Dios de la Misericordia, la vida de aquellos que derramaron su sangre y que han muerto en el campo de batalla, sin olvidarnos de los que hayan partido en el transcurso de estos 36 años y estén gozando de presencia de Dios. Pedimos a nuestra madre la Virgen de Luján, patrona de nuestra tierra Argentina, patrona de nuestro Obispo Castrense, por cada uno de los que han estado cerca y por toda la Argentina, en esta nuevo recordatorio de los Derechos sobre las Islas Malvinas.-