obcastrensearg_mons olivera casa el cenáculo 02

Pilar | En Casa “El Cenáculo”, se desarrolla el segunda jornada del 28° Encuentro Gral. del Clero Castrense, es la primera presidida por nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera. Como todos los años, después de celebrada la Pascua, el evento se desarrolla en la casa de retiros “El Cenáculo” perteneciente al Arquidiócesis de Buenos Aires.

En esta oportunidad, asisten 145 capellanes de nuestro Obispado Castrense de Argentina, que prestan servicios en las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea) y de las Fuerzas de Seguridad (Gendarmería Nacional y Prefectura Naval). Cabe destacar, que arribaron a Pilar, provincia de Buenos Aires, desde las más lejanas latitudes, desde el Norte (en Jujuy y Salta) hasta el sur austral (Rio Grande y Ushuaia, Tierra del Fuego).

Es que, el “Encuentro General del Clero Castrense”, es la reunión de todos los capellanes castrenses y auxiliares, en el cual se reúnen junto a nuestro Obispo Castrense, para fomentar la fraternidad sacerdotal. Además, Mons. Olivera tiene como objetivo, profundizar la ciencia teológica y pastoral, para mejor resolver las cuestiones de la gente, tanto humanas como espirituales de los miembros de la familia militar.

A tal efecto, Mons. Santiago Olivera diagramó un programa de capacitación, con la participación de figuras del ámbito religioso especializada en los puntos a estudiar. En esta ocasión, asisten como invitados especiales, Mons. Pedro Torres, Obispo Auxiliar de Córdoba y Presidente de la Comisión Episcopal de Ecumenismo, Relaciones con el Judaísmo, y Dialogo Interreligioso, quien iluminará a los Capellanes sobre el asunto particular y sus consecuencias pastorales en la acción cotidiana en la realidad castrense.

También se encuentra presente, Mons. Enrique Eguía Seguí, Obispo Auxiliar de Buenos Aires quien expondrá acerca de la aplicación del Magisterio Universal (especialmente del Concilio Vaticano II y del Magisterio del  Papa Francisco) y Latinoamericano (Medellín, Puebla, Santo Domingo, Aparecida) en la realidad de la Iglesia Argentina. La dinámica del Encuentro consiste en momentos de iluminación a cargo de peritos, momentos de trabajo en grupos, espacios de oración y espiritual comunitaria y personal, el momento de la mesa familiar y fraterna.-