obcastrensearg_encuentro gral clero castrense arg 00Pilar | Llega al final el 28° Encuentro General del Clero Castrense Argentino, luego de haber convido en fraternidad durante cuatro días, los Capellanes inician el retorno a sus capellanías, repartidas en todo el país, pertenecientes a las Fuerzas Armadas y las Fuerzas de Seguridad Nacional. El Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, lograba así encontrarse con ellos, los pastores de la primera línea de su Diócesis, aquellos que trabajan y asisten a los fieles del ámbito castrense.

Todo sucedía, a 60 kilómetros de CABA (Ciudad Autónoma de Buenos Aires), en la localidad de Pilar, provincia de Buenos Aires, en la Casa de retiros, “El Cenáculo”, donde inclusive el clima fue muy contemplativo, regalando jornadas casi veraniegas. Allí, los capellanes, pudieron disfrutar de la tranquilidad, de la oxigenación no solo de los pulmones, sino del reverdecer de las convicciones y el compromiso de la esperanza en el Señor.

Hubo tiempo para, la charla, el intercambio, el estudio, la reflexión, la oración y muy especialmente, pudieron encontrarse todos con su pastor y Obispo, que como un Padre, se acercó a cada uno de ellos, para escucharlos, atender sus observaciones y reconfirmar así todos la fe en Dios y esta gran misión que despliegan en el ámbito del Clero Castrense. Las imágenes lo dicen casi todo, sus rostros iluminan esa llama viva de la esperanza, la fuerza enriquecida de haberse reunidos todos, de escuchar y ser escuchados, vuelven ahora con la energía de avanzar plenamente.

El trabajo en equipos, sirvió para el intercambio entre los Capellanes de las distintas Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad Nacional, donde combinando opiniones, debatiendo arribaron a conclusiones que sirven sin dudas para tender esos puentes de unión. Resulta emocionante verlos reunidos todos en oración, en Santa Misa, en las caminatas, donde cada uno de ellos vibra en su corazón de religioso, elevando esas intenciones y pidiendo la intersección de Dios Padre para que ilumine siempre el camino de la fe.

Por su parte nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, minutos antes de concluir el evento pudo dialogar con nuestra redacción, donde nos manifestó, estoy muy contento y satisfecho por el encuentro en sí mismo. Valoro profundamente la acción de habernos encontrados todos, han asistido todos los capellanes del país,  eso es una gran riqueza por donde se lo examine. Para mí, poder conocerlos (a los Capellanes) es un gran honor, es el primero de los Encuentros del Clero Castrense Argentino que me toca presidir como Obispo Castrense. El mismo fue desarrollado en este estilo sinodal, quise escucharlos, conocerlo mirarlos y pensar juntos esta renovada evangelización para nuestro ministerio nuestro servicio.

Es tiempo de volver a la bases, a casa, al norte, al sur, al este y al oeste, sin dejar de pensar en nuestros capellanes que se encuentran prestando servicio con los Cascos Azules y quienes están navegando en el ARA Libertad, en el ARA Irizar y en la Base Antártica Argentina. Es el momento de elevar los brazos al cielo, para implorar la bendición de Dios, y para que su Madre, la Santísima Virgen los cubra con su manto sagrado y los ilumine, siempre.-