Compartir |
  
No tengo dudas que Dios me pide esta nueva responsabilidad a través de la voluntad del Obispo

Punta Alta | Mons. Olivera Bendijo a la Escuela de La Fe

obcastrensearg_mons olivera en escuela de la fe 00Punta Alta | Mons. Olivera Bendijo a la Escuela de La Fe, en su tercer día de visita apostólica a la Base Naval de Puerto Belgrano, antes de oficiar la Santa Misa en la Parroquia Stella Maris, visitaba a la comunidad en el interior de la provincia de Buenos Aires. Allí, el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera se entrevistó con los Catequistas y con los jóvenes que se están capacitando rumbo a tomar la primera comunión.

Santiago Olivera, llegaba junto al Capellán Mayor de la Armada, Pbro. Eduardo Castellanos, donde tuvieron tiempo de compartir, dialogar en forma fraternal junto a los niños, sus padres y familiares. Es de destacar, que la Escuela de La Fe, pone un especial empeño en preparar  a todos los jóvenes en los primeros pasos rumbo a la toma de los sacramentos, brindando las mismas oportunidades a todos, y muy especialmente a los niños con capacidades diferentes.

En aquella oportunidad, Mons. Santiago Olivera impartió su Bendición al aula de la Escuela de La Fe, a los niños, Catequistas, familiares y todos los presentes. También pudo rezar con ellos, alentándolos a profundizar su fe en Dios, incentivándolos a todos a continuar este compromiso con la Santa Iglesia.-


Punta Alta | Obispado Castrense de Argentina firmó nuevo convenio con Hermanas de la Caridad Santa María

obcastrensearg_mons olivera firma de convenio hnas de la caridad sta maría 22Punta Alta | Obispado Castrense de Argentina firmó nuevo convenio con Hermanas de la Caridad Santa María, la congregación radicada en nuestro país desde 1949, convino el segundo contrato para continuar con su presencia pastoral en el Hospital Naval Puerto Belgrano, en provincia de Buenos Aires. En la mañana del domingo 13 de mayo, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina junto a la Delegada Regional, Madre, María Domenica Drammissino rubricaron el contrato.

Fue en la casa de las Hermanas de la Caridad Santa María que poseen en el predio del Hospital Naval, Puerto Belgrano, en una reunión amena y fraterna, donde el Sr. Obispo Castrense ratificó la presencia de la congregación a servicio pastoral en nombre de nuestra Diócesis en aquel nosocomio.  En la reunión Mons. Santiago Olivera estuvo acompañado por el Capellán Mayor de la Armada, Pbro. Eduardo Castellanos, además de las Hermanas que son parte de esta representación allí en sur de nuestra provincia de Buenos Aires, también acompañaron Hermanas de la misma congregación que viajaron especialmente de la ciudad de Laferrere.

La orden religiosa, Hermanas de la Caridad de Santa María, fue fundada por la Hermana Marie Louise Angélique Clarac en 1871, en TurínItalia. Es el segundo convenio que se establece con nuestro Obispado Castrense de Argentina, cabe mencionar que en virtud de haberse cumplido el quinto año de las Hermanas en la sede del Hospital Naval de Puerto Belgrano, ayer Mons. Olivera ofició Santa Misa en su honor.

El convenio entre el Obispado Castrense y Hermanas de la Caridad Santa María, tendrá como el primero, una duración de 5 años, expresando que el mismo, podrá ser renovado por un nuevo plazo igual a futuro. Las Hermanas de la Caridad Santa María, tal como lo hicieron hace un lustro junto a nuestra Diócesis Castrense, están destinadas a la pastoral del Hospital Naval de Puerto Belgrano (personal médico, enfermeros, enfermos y familiares).

Las religiosas, allí ejercen en nombre de la Iglesia y en comunión con ella, el ministerio de la caridad, asistiendo a los fieles de aquella porción de nuestro Pueblo de Dios. Su tarea destacada es símbolo permanente de cooperación diligente en la edificación e incremento del Cuerpo Místico de Cristo, para el bien de la Iglesia particular Castrense, de modo concreto en todas las actividades pastorales y religiosas de la Base Naval de Puerto Belgrano.-


Papa Francisco | Jesús, nos pide que tengamos ojos y corazón para encontrarnos con él

obcastrensearg_papa francisco ventana de estudio apostólicoPapa Francisco | Jesús, nos pide que tengamos ojos y corazón para encontrarnos con él, la afirmación fue brindada por Su Santidad este domingo, en la Solemnidad de la Ascensión del Señor, Día Mundial de las Comunicaciones. Desde la ventana del estudio en el Palacio Apostólico Vaticano, el Santo Padre Francisco, llegaba para rezar el Regina Coeli con los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.

Dijo Papa Francisco, la Ascensión nos insta a mirar hacia el cielo, y luego inmediatamente lo volteamos a la tierra, llevando a cabo las tareas que el Señor resucitado nos confía. Agregando que debemos ser, buscadores de Cristo a lo largo de los caminos de nuestro tiempo, llevando su palabra de salvación hasta los confines de la tierra.

Ampliando su concepto, Su Santidad Francisco, recordó que en esta misión, nos encontramos con Cristo mismo en los hermanos, especialmente en los más pobres, en aquellos que sufren en carne propia la dura y mortificante experiencia de la pobreza antigua y nueva. Señalando también que, como al principio Cristo Resucitado envió a sus apóstoles con el poder del Espíritu Santo, hoy nos envía a todos, con la misma fuerza, a hacer signos de esperanza concretos y visibles.

A continuación, compartimos la interpretación del italiano al castellano del mensaje del Santo Padre Francisco, antes del Regina Coeli.

 

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

 

Hoy, en Italia y en muchos otros países, se celebra la solemnidad de la Ascensión del Señor. Esta fiesta contiene dos elementos. Por un lado, dirige nuestra mirada al cielo, donde el Jesús glorificado se sienta a la diestra de Dios (ver Mc 16, 19). Por otro lado, nos recuerda el comienzo de la misión de la Iglesia: ¿por qué? Debido a que Jesús resucitó y ascendió al cielo envía a sus discípulos a difundir el Evangelio en todo el mundo. Por lo tanto, la Ascensión nos insta a mirar hacia el cielo, y luego inmediatamente lo volteamos a la tierra, llevando a cabo las tareas que el Señor resucitado nos confía.

Esto es lo que nos invita a hacer el pasaje del Evangelio de hoy, en el cual el evento de la Ascensión viene inmediatamente después de la misión que Jesús confió a los discípulos. Es una misión sin límites, es decir, literalmente sin límites, que excede las fuerzas humanas. De hecho, Jesús dice: “Id por todo el mundo y proclamad el Evangelio a toda criatura” (Mc 16, 15). ¡Parece realmente demasiado audaz la tarea que Jesús confía a un pequeño grupo de hombres simples y sin grandes habilidades intelectuales! Sin embargo, esta compañía dispersa, irrelevante para los grandes poderes del mundo, es enviada para llevar el mensaje de amor y misericordia de Jesús a todos los rincones de la tierra.

Pero este proyecto de Dios solo puede lograrse por el poder que Dios mismo concede a los Apóstoles. En este sentido, Jesús les asegura que su misión será sostenida por el Espíritu Santo. Y él dice así: “Recibiréis la fortaleza del Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1: 8). De esta manera, esta misión pudo hacerse realidad, y los Apóstoles comenzaron este trabajo, que luego continuaron sus sucesores. La misión confiada por Jesús a los Apóstoles ha continuado a través de los siglos, y continúa hoy: requiere la colaboración de todos nosotros. De hecho, cada uno, en virtud del bautismo que ha recibido, está capacitado por su parte para proclamar el Evangelio. Es precisamente el Bautismo, aquello que nos fortalece y también nos impulsa a ser misioneros, a proclamar el Evangelio.

La Ascensión del Señor al cielo, mientras inauguramos una nueva forma de presencia de Jesús en medio de nosotros, nos pide que tengamos ojos y corazón para encontrarnos con él, servirlo y ser testigos de él ante los demás. Se trata de ser hombres y mujeres de la Ascensión, es decir, buscadores de Cristo a lo largo de los caminos de nuestro tiempo, llevando su palabra de salvación hasta los confines de la tierra. En este viaje nos encontramos con Cristo mismo en los hermanos, especialmente en los más pobres, en aquellos que sufren en carne propia la dura y mortificante experiencia de la pobreza antigua y nueva. Como al principio Cristo Resucitado envió a sus apóstoles con el poder del Espíritu Santo, hoy nos envía a todos, con la misma fuerza, a hacer signos de esperanza concretos y visibles. Debido a que Jesús nos da esperanza, fue al cielo y abrió las puertas del cielo y la esperanza de que lleguemos allí.

Que la Virgen María que, como la Madre del Señor que murió y se levantó, animó la fe de la primera comunidad de discípulos, también nos ayude a mantener “nuestros corazones en alto”, ya que nos exhorta a hacer la Liturgia. Y al mismo tiempo ayúdenos a tener “los pies en la tierra”, y a sembrar el Evangelio con coraje en las situaciones concretas de la vida y la historia.


Papa Francisco | A los jóvenes, ¡No levanten muros, construyan puentes!

obcastrensearg_papa video mensaje a jovenesPapa Francisco | A los jóvenes, ¡No levanten muros, construyan puentes!, las palabras las hizo públicas a través de un vídeo mensaje en el marco de la Vigilia Internacional de la Juventud Mariana en preparación para la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos. Ayer promediando la tarde, en el nuevo Santuario de San Gabriel de los Dolorosos (Teramo), se realizó la Vigilia Internacional de Jóvenes Marianos.
En miras de la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos, en videoconferencia con las diócesis de la Ciudad de Panamá (Panamá), Novosibirsk (Federación de Rusia), Waterford (Irlanda), Ciudad de Tainan (Taiwán). La vigilia, promovida por S.E. Mons. Lorenzo Leuzzi, obispo de Teramo-Atri, comenzó con los ritos introductorios que incluyen la recepción de la cruz, del ícono María Sedes Sapientiae, de las banderas de los países conectados y de los países que acogieron las Jornadas Mundiales de la Juventud, y terminó con la recitación del rosario en varios idiomas.
Al final, después de que el video mensaje del Santo Padre Francisco fue transmitido a los presentes, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario del Sínodo de los Obispos, celebró la Misa.

Aquí está el texto de la transcripción del Mensaje en video del Santo Padre:
Video mensaje del Santo Padre

Queridos amigos,
Me complace participar en la Vigilia Internacional de la Juventud Mariana en preparación para la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos, organizada en el nuevo Santuario de San Gabriel de Nuestra Señora de los Dolores. Es cierto que estoy físicamente lejos de ti, pero gracias a las modernas tecnologías de comunicación tenemos la posibilidad de eliminar distancias. De hecho, nosotros los cristianos siempre hemos sabido que la única fe y la oración en armonía unen a los creyentes de todo el mundo: ¡podemos decir que incluso sin saberlo, hemos sido los precursores de la revolución digital!
Saludo a su Pastor, Mons. Lorenzo Leuzzi, quien desde el inicio de su ministerio entre ustedes lo ha involucrado en el viaje sinodal, y al Cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo, que celebra la Santa Misa por usted.
Ahora quisiera confiarle algunos pensamientos que están particularmente cerca de mi corazón.

El primer pensamiento es para Mary. Es hermoso que los jóvenes recen el rosario, mostrando así su afecto por la Virgen. Su mensaje, además, es hoy más actual que nunca. Y esto porque es una mujer joven entre los jóvenes, una “mujer de nuestros días”, como le gustaba decir a Don Tonino.
Ella era joven, tal vez solo una adolescente, cuando el ángel le habló, alterando sus pequeños planes de hacerla parte del gran proyecto de Dios en Jesucristo. Ella permaneció joven incluso después, cuando, a pesar del paso de los años, se convirtió en discípula del Hijo con el entusiasmo de los jóvenes, y lo siguió hasta la cruz con el coraje que solo poseen los jóvenes. Ella permanece siempre joven, incluso ahora que contemplamos su Asunción en el cielo, porque la santidad se mantiene eternamente joven, es el verdadero “elixir de la juventud” que tanto necesitamos. Es la juventud renovada que nos trajo la resurrección del Señor.
San Gabriele dell’Addolorata, patrona de los estudiantes, lo había entendido bien, un joven santo enamorado de María. Él, que había perdido a su madre cuando era niño, sabía que tenía dos madres en el cielo vigilándolo. Por lo que incluye su gran amor por el Rosario y su tierna devoción a la Virgen, que quería ser asociado para siempre a su nombre cuando sólo tenía dieciocho años, se consagró a Dios en la familia religiosa de los Pasionistas, convirtiéndose Gabriele Dolorosa.
Como recientemente reiteré en la Exhortación Apostólica Gaudete et exsultate, “la santidad es el rostro más bello de la Iglesia” (n. 9) y la transforma en una comunidad “amistosa” (véase el n. ° 93). Si se dice que San Ambrosio estaba convencido de que “todas las edades están maduras para la santidad” (De virginitate, 40), sin duda también es la temprana edad. ¡Así que no temas ser santos, mirando a María, a San Gabriel y a todos los santos que te han precedido y que te muestren el camino!
El primer pensamiento es para Mary. El segundo pensamiento es que los jóvenes conectados con ustedes de diferentes partes del mundo participen en esta Vigilia. Saludo con afecto a los jóvenes de Panamá, reunidos en el Santuario Internacional del Corazón de María con el Obispo Mons. Domingo Ulloa Mendieta, con quien me reuniré el próximo año con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud; los jóvenes de la Federación Rusa, se reunieron en la Catedral de la Transfiguración en Novosibirsk con su Obispo Mons. Joseph Werth y el Delegado de la Juventud de toda Rusia, Mons. Clemens Pickel; los jóvenes de Irlanda, conectados por la Casa Glencomeragh, Casa de oración y formación para los jóvenes, junto con el Obispo Monseñor Alphonsus Cullinan; y finalmente los jóvenes de Taiwán, reunidos en Taiwán en la Iglesia dedicada a Nuestra Señora de la Asunción. En estos días, los obispos de Taiwán están en Roma para la visita ad limina. ¡Estarán felices de saber que sus jóvenes están orando y que hoy también están juntos con el Sucesor de Pedro!
Queridos jóvenes, unidos en oración desde lugares tan lejanos, ustedes son una profecía de paz y reconciliación para toda la humanidad. Nunca me cansaré de repetirlo: ¡no levantes paredes, construyas puentes! ¡No construyas paredes, construyes puentes! Únete a las costas de los océanos que te separan con el entusiasmo, la determinación y el amor de los que eres capaz. Enseñe a los adultos, cuyos corazones se han endurecido a menudo, a elegir el camino del diálogo y la concordia, para dar a sus hijos y nietos un mundo más hermoso y digno del hombre.
El tercer y último pensamiento es para el Sínodo cercano. Ya saben que la próxima Asamblea del Sínodo de los Obispos estará dedicada a “Juventud, fe y discernimiento vocacional”, y que toda la Iglesia ha estado intensamente comprometida en el viaje del Sínodo.
Al conocer a muchos jóvenes como usted con motivo de la reunión pre-sinodal en marzo pasado, advertí contra el peligro de hablar con los jóvenes sin permitir que los jóvenes hablen, dejándolos “a una distancia segura”. Los jóvenes no muerden, pueden acercarse y tener entusiasmo, y usted, más allá del entusiasmo, tiene la llave del futuro.
Queridos jóvenes, volviendo a vuestras familias y parroquias de Teramo, a Panamá, a Rusia, a Irlanda, a Taiwán, no os dejéis silenciar. Por supuesto, el hablante puede cometer errores, e incluso los jóvenes a veces cometen errores, son humanos y son culpables de imprudencia, por ejemplo. Pero no tengas miedo de cometer errores y aprender de tus errores, así que continúa. Si alguien, incluidos sus padres, sus sacerdotes y sus maestros, intentará cerrar la boca, recuérdeles que la Iglesia y el mundo también necesitan que los jóvenes se rejuvenezcan. Y no olvides tener aliados inmejorables a tu lado: Cristo, el eternamente joven; Maria, una mujer joven; San Gabriel y todos los santos, que son el secreto de la juventud perenne de la Iglesia.
Gracias!


Otras secciones

Nuestro Obispado necesita fondos para el sostenimiento de sus seminaristas, para lo cual contamos solamente con su generosidad.

Eventos

  • No hay eventos.

Recientes

Descargas

Buscar

Etiquetas

Capellán Mayor de la Armada Base Naval Puerto Belgrano Mons. Santiago Olivera Santa Sede Fuerza Aérea Argentina Ejército Argentino Armada de la República Argentina Obispado Castrense de Argentina Prefectura Naval Argentina Papa Francisco Capellán Mayor del Ejército Gendarmería Nacional Argentina

Estamos en FACEBOOK


Síguenos en Twitter

Secciones


Noticias externas


Ejercito Argentino Fuerza Aerea ArgentinaArmada Argentina
Gendarmería Nacional ArgentinaPrefectura Naval Argentina

Av. Comodoro Py 1925 (C1104AAM) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel:(+54 11) 4311-9113 / 7431 Fx: 4311-4081 Email:

Desarrollo: PLNCTON