Compartir |
  
No tengo dudas que Dios me pide esta nueva responsabilidad a través de la voluntad del Obispo

Chipre | La Iglesia y el llamado de Mons. Olivera me han bendecido

obcastrensearg_mons olivera y capellán sotoChipre | La Iglesia y el llamado de Mons. Olivera me han bendecido, la afirmación es la síntesis del sentimiento del Capellán Castrense, Padre, Sebastián Soto, quien tuvo la gentileza de dialogar con nuestra redacción y contar su experiencia apostólica en la Misión de Paz. El Padre Sebastián, acompaño constantemente durante toda la visita Apostólica a nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera.

Nuestro Capellán arribaba a Chipre, en febrero último junto a la dotación de hombres de nuestra FTA (Fuerza de Tareas Argentinas), y fue quien junto a nuestro Obispado prepararon el gran itinerario que desplegó nuestro Obispo. Por tal razón preguntamos en su experiencia en esta doble misión, como lo vive, la iglesia me ha bendecido en el llamado y la convocatoria de nuestro Obispo Castrense, Mons. Santiago Olivera, no hago más que, todos los días, que encontrarme verdaderamente con esto, el de ser sacerdote, el ser peregrino y al mismo tiempo padre y hermano de los que estamos acá.

Agregando, nuestra labor, no se hace de otra manera que, andando con la gente y andando con la gente es, salir a buscarla en esta geografía, que es desafiante, por la forma en que se presenta. Y al mismo tiempo, en el desafío esa geografía es cuna, porque nos regala paisajes soñados, atardeceres y momentos que convidan a la meditación y a la oración personal.

Observar en 360° esta tierra en el medio del Mar Mediterráneo es un descubrir constante, al respecto el Padre, Soto dice, esta tierra, nos invita a encontrarse no sólo con el mate, con el otro, sino también en la oración que surge espontánea donde rememoro la historia, la vida, los sucesos y podemos en este lugar propicio, encontrarnos cómo Dios nos habló y nos habla a todos.

Esto es realmente revelador, pues la presencia de nuestro Capellán es fundamental en poder convertirse en nexo, en ser un guía espiritual de nuestros hermanos, porque no siempre uno se siente con fuerzas. Sobre esto, nos cuenta, a veces nos pasa en la vida, o por lo menos eso creo, que uno no dimensiona los hechos, tanto lindos, como feos, de cosas que nos pasan. A veces tal vez, muchas otras por el apuro, o porque uno está disperso por el ánimo, a veces uno no llega a reflexionar en la profundidad aquellas tormentas, e incluso puede estar viviendo momentos fundantes, momentos históricos, momentos de descubrí verdaderamente la eternidad en la vida.

Allí, revela, es ahí donde uno descubre que es tiempo que vamos andando, avanzando, y la fe sin lugar a dudas es, ese regalo que nos hace mirar más allá de poder ser sorprendidos en la claridad de lo que uno a veces piensa y justamente por la fe todo pensamiento que ha superado.

Luego de esta revelación, nuestro Padre Sesbatián nos vuelve a narrar que siente al estar aquí, en esta misión encomendada por nuestro Obispo, para mí, estar acá es parte de una realidad que se combina con un sueño y emociones en donde desde el fervor de lo que uno intenta compartir, que no es más que, buscar junto a otros a Dios. Es compartir la propia experiencia de Dios, donde se combina la experiencia del sueño de poder estar en la tierra de Pablo de Tarso, donde que también estuvo Ignacio Loyola y tantas otras referencias que hacen a la fe de la gente, de esta isla de Chipre, tan dolida por la pelea en primer lugar entre los turcos y los griegos, que sigue vigente con sus ribete de tensión.

Siendo aún mucho más sincero, y con la sana intensión de que podamos sentir su espíritu de misionero, nos narra, venir de tan lejos acompañando a mis compatriotas y también al ejército chileno y paraguayo es muy movilizador, venir desde lejos en la vida es muy movilizador porque uno sabe que desde lejos, Dios a uno lo ha llamado para ser sacerdote. En el antiguo testamento dice, “no te olvides de dónde te saque (…)”, de atrás del rebaño, pero uno sabe que uno viene caminando de mucho más atrás del rebaño, soñando en encontrar los pasos de Jesús, en dar todo.

Su fe, su confianza, su convicción lo lleva a afirmar, que este encuentro con Jesús, es en cierta medida, como un nuevo bautismo en la vida de la gente, y sentir que Dios a uno le regala, a veces ser el agua, otra vez la pila bautismal, a veces el ministro que es testigo, o que enciende esa llama, reencontrarnos con esa fuerza del llamado de Jesús. Hace que uno, no haga más que agradecer, un Dios que está vivo, que está presente, en un Dios que en medio de la guerra se hace paz, porque la transmitimos y la buscamos en la serenidad, que intentamos tener al corazón que hace encuentro de nuevas personas que ya le decimos amigos.

La labor pastoral, no tiene horarios para el Padre Soto, el mismo nos cuenta, en el nombre del Padre, en el oído al sacerdote, Dios se hace presente, cuando no hay horarios, cuando se golpea la puerta del cura en cualquier momento, cuando los mensajes de texto van a cualquier hora para pedir palabras, llorar, para rezar juntos, para sacar a Jesús  del Sagrario de los lugares en donde lo tenemos y poder hacer un momento de buscar aquel que dice, palabras que nosotros por la atención no sabemos decir.

Ese desafío, le permite a nuestro Capellán, reencontrarse con esa fe fundacional, puntualmente dice, una fe que necesita ser, fe de encuentro, fe de reconciliación, fe de iglesia, fe allanar los caminos, fe como dice el Santo Padre y también lo repite tanto nuestro Obispo, fe que nos lleve a los pastores a tener ese olor oveja particular. Ovejas que en nuestro ambiente castrense, tiene la particularidad de ser olor a la vida del uniforme, que se llena desde el corazón, no solamente con la dureza y el entrenamiento, sino siendo cada vez mejor persona y para ser mejor persona hay que encontrarse con Dios.

Expuesta esta revelación, el Padre Sebastián, cuenta, mi experiencia, es la experiencia de la gratitud, la experiencia de saber que Dios nos pide más, la experiencia de saber que, los milagros existen y siguen existiendo, y que los milagros los construimos desde la humildad. Dejando que esa semilla que Dios quiere sembrar en el corazón, que encuentra tierra, el se encargara de cuidarlo, pero decir sí.

Estar en esta porción del mundo, en una tarea misionera, donde los hermanos deben trabajar para la paz, estando lejos de casa, de nuestra tierra, exige sin dudas mucha vocación, por ello, quisimos preguntar, cómo vive esta labor aquí. En la misión de paz uno escucha sí, sí que se expresan en los hechos simples, donde el templo tiene de techo el cielo, donde las horas tienen otros trasfondo, donde se sale y esperamos que vuelvan, donde la distancia se hace proximidad desde el cariño y desde la fe, es vivirla cuando uno hizo los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, no para el termino de un mes sino seis meses de Gracia.

Por último afirma, esa es mi experiencia, esa es mi felicidad, pero francamente mi desafío, porque Dios da para que uno también a partir de ver, le muestre el camino a otros. Dios nos permite entonces no enfriar jamás el fuego que encendió en nuestros corazones, no acallar nuestros labios, porque nosotros, hemos visto y hemos oído.- 


Larnaca | Mons. Olivera visitó la Iglesia de San Lázaro

obcastrensearg_mons olivera en Iglesia San Lázaro 07Larnaca | Mons. Olivera visitó la Iglesia de San Lázaro, según reza la historia, el templo data del año 900 después de Cristo, allí fue sepultado por segunda vez el actual Santo. De acuerdo a las creencias de la Iglesia Ortodoxa Griega, luego de la resurrección de Cristo, Lázaro se vio obligado a huir de Judea, motivo por el cual llego y se refugió en Chipre.

Estando allí, en esta tierra chipriota, fue nombrado por San Pablo y San Bernabé como el primero de los Obispos de la actual ciudad de Larnaca, además como dato histórico se cuenta, que Lázaro vivió más de tres décadas después de haber sido resucitado por Jesús. Por tal motivo se dice, que el Santo fue sepultado dos veces, y allí descansa desde entonces, la Iglesia responde a un estilo bizantino, aunque también tiene reminiscencias del gótico, barroco y rococó.

Estar en el templo, junto a las reliquias de San Lázaro fue muy especial para nuestro Obispo, pues tal como describió Mons. Santiago Olivera, Lázaro era el amigo de Jesús, estar aquí me da mucha ilusión, es todo un símbolo, pues el Santo es ese referente de la amistad, traigo en esta visita, el recuerdo de todos los amigos, a los amigos que Dios puso en mi camino a lo largo mi vida y los que vendrán, rezo por eso.

Un visita que jamás olvidará nuestro Obispo, un tiempo de profunda oración, en un lugar cargado de historia de fe, una historia que no deja de redactarse, pues por solo mencionar, en la década de 70 del siglo pasado, se encontraron las reliquias del Santo que hoy se veneran. Al parecer no todos los restos habían sido llevados a Constantinopla, el 2 de noviembre de 1972, se hallaron restos humanos en un sepulcro de mármol en el altar y fueron identificados como parte de las reliquias del santo.-


Chipre | Mons. Olivera ofició Misa en la Capilla Santa Bernabé

obcastrensearg_mons olivera capilla santa bernabé 00Chipre | Mons. Olivera ofició Misa en la Capilla Santa Bernabé, fue en la mañana del sábado 26 de mayo, cuando el sol de la primavera chipriota alumbraba y dispersaba la bruma del mar del mar Mediterráneo, partía rumbo a la sede de la UNPA (Área Protegida de Naciones Unidas). Allí fue recibido por los efectivos de la FTA, quienes se alistaban para asistir y escuchar la palabra de nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera.

Construida en el predio que posee la UNPA, promediando la mañana iniciaba el oficio religioso, concelebraron el Vicario General Castrense, Mons. Gustavo Acuña, el Capellán, Padre Sebastián Soto. Entre los presentes es de destacar la presencia del Jefe de Fuerza de Tarea Argentian (FTA), Área 51, Carlos Surraco, efectivos y familias quienes asistieron a la celebración de la Eucaristía.

Respecto de la ceremonia Mons. Santiago Olivera nos contó, la misa fue muy familiar, un pequeño grupo pero fue colmada de una alegría, por dar por concluida la visita Chipre celebrando la Eucaristía. Celebramos la oración en honor a San Bernabé, apóstol compañero de San Pablo que piso estas tierras y hemos podido reflexionar sobre la necesidad de anunciar el evangelio con la propia vida.

Se leyó en la oración, colecta, sobre la lectura, nuestro Obispo dijo, pedimos al Señor que nos ayude predicar con la vida y con la palabra el evangelio a todos los hombres para lograr la conversión y esta era una invitación a cada uno de nosotros también, para predicar con nuestra vida nuestros criterios actitudes, a un nuestros sentimientos habla de aquello Dónde está el corazón de aquello que creemos.

En el Evangelio, se refirió a los niños que se acercan a Jesús, Mons. Olivera se refirió a cuando se relata la actitud de los discípulos que pretenden apartarlos para que los niños no molesten al Señor, al respecto explicó, pero Jesús no sólo los atiende, los bendice, los abraza, sino que nos invita a ser como niños.  Pero nos aclara, se trata de una llamado a no ser infantiles, no ser aniñados, sino como niños, que tienen la confianza y la certeza del padre que ama, del padre que mira siempre custodiando y amando, esta actitud para un cristiano la confianza tomados de la mano.

Agregando, esta enseñanza, trata ayudarnos a renovar nuestra confianza en Dios, sabiendo que transitamos como peregrinos por esta vida, pero dejándonos mirar por él.  Allí, nuestro Padre y Pastor, utilizo un ejemplo de su propia vida para que quede todo más claro, cuando yo era chico me acuerdo cuando tenía que ir hacer alguna compra, mi madre, mis hermanos me decían, anda que te miramos (…), hoy yo te miro y uno camina, va con la certeza o la confianza de que te estaba mirando, te estaba cuidando, que estaba custodiando, así es Dios, es nuestro padre, nos mira, y nos custodia en el camino y eso nos hace transitar con absoluta con sea por el mismo.

Estas allí presente, en ese sector lindante a la zona de frontera, la famosa zona neutra o línea verde la cual es custodiada día y noche por los efectivos, fue sin lugar a dudas condición suprema para elevar aún más la intención de paz en la misa. Nuestro Obispo Diocesano Castrense, nuevamente estaba presente como padre, como pastor, desplegando su labor pastoral, saliendo a la búsqueda de su rebaño, pastoreando, compartiendo con los hermanos-


Chipre | Mons. Olivera visitó la UNPA y la zona cero

obcastrensearg_mons olivera UNPA 14Chipre | Mons. Olivera visitó la UNPA y la zona cero, en su último día de estancia en el país, nuestro Obispo Castrense de Argentina, se trasladaba desde la ciudad de Larnaca rumbo al Área Protegida por Naciones Unidad (UNPA). Allí, acompañado por nuestro Vicario General Castrense, Mons. Gustavo Acuña, el Capellán, Padre, Sebastián Soto e integrantes de las Fuerzas de Paz, Mons. Santiago Olivera, conoció ese lugar que resguarda aún los vestigios del conflicto que aún persiste en Chipre.

La zona comprende una línea de frontera, la cual incluye lo que hoy es, el viejo Aeropuerto Internacional de Nicosia, el cual quedó abandonado, en una de sus pistas aún está detenido la única aeronave que no pudo ser removida por resultar imposible de reparar al momento de la última evacuación. Cuando el 16 de agosto de 1974 se firmó el alto al fuego, que consagró la división de la isla de Chipre, entonces el aeropuerto quedó en tierra de nadie, en esa suerte de franja de territorio controlada por la ONU (Organización de Naciones Unidas) conocida como Línea Verde.

Resulta conmovedor caminar por esa zona, allí estuvo nuestro Obispo, Mons. Santiago Olivera, mientras el viento de Chipre invadía esa soledad imperante en ese lugar que, es símbolo permanente de lo mucho que debemos trabajar por la paz. Mientras avanzaba, miraba en silencio, tal vez como queriendo comprender lo que allí sucedió, pero como un relámpago en medio de una noche de tormenta de primavera que alumbra el camino, rescató la gran labor que hacen día a día nuestros hombres, nuestros hermanos integrantes de la FTA (Fuerzas de Tareas Argentinas) para contribuir en ese equilibrio.

Aquí, en este segmento, tan quieto como vertiginoso, que conserva hasta los estruendos de los bombardeos, ahí nos relata nuestro Obispo, aquí se advierte este trabajo que hacen nuestros compatriotas, el de construir la paz a pesar de las adversidades. Es qué allí, esa entre comillas zona neutral, esa tierra de nadie, que no es ni greco-chipriota, ni greco-turca, maraca el principio y fin, la paz o la guerra, y también la determinación de nuestros soldados de hacer la paz.-


Otras secciones

Nuestro Obispado necesita fondos para el sostenimiento de sus seminaristas, para lo cual contamos solamente con su generosidad.

Eventos

Recientes

Descargas

Buscar

Etiquetas

Fuerza Aérea Argentina Ejército Argentino Fuerza de Tarea Argentina en Chipre Gendarmería Nacional Argentina Mons. Santiago Olivera Armada de la República Argentina Obispado Castrense de Argentina Capellán Mayor del Ejército Papa Francisco Prefectura Naval Argentina Capellán Mayor de la Armada Santa Sede

Estamos en FACEBOOK


Síguenos en Twitter

Secciones


Noticias externas


Ejercito Argentino Fuerza Aerea ArgentinaArmada Argentina
Gendarmería Nacional ArgentinaPrefectura Naval Argentina

Av. Comodoro Py 1925 (C1104AAM) Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel:(+54 11) 4311-9113 / 7431 Fx: 4311-4081 Email:

Desarrollo: PLNCTON