obcastrensearg_mons olivera en chipre 18Campo Roca | Mons. Olivera ofició Santa Misa en la Capilla Nuestra Señora de Luján, fue en la mañana de este jueves, cuando el sol y la brisa del mar Mediterráneo ponían el marco glorioso allí en la República de Chipre. Muy temprano, partía desde Larnaca nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera, acompañado por nuestro Vicario General Castrense, Mons. Gustavo Acuña y el Capellán, Padre Sebastián Soto.

La mañana de primavera en aquel rincón del mundo, llenaban de energía y emoción a nuestro Padre y Pastor, su misión lo colmaba de gozo pues se encontraría con los integrantes de las FTA (Fuerzas de Tareas Argentina) apostadas en Campo Roca. Antes de arribar, nuestro Obispo tuvo tiempo durante el viaje de enviarnos distintas postales de Chipre, donde vemos, la zona de frontera, delimitada por las fuerzas de paz, donde todo allí, quedó intacto desde hace 40 años.

También pudimos apreciar, parte de la costa del Mediterráneo, carreteras y sectores urbanos, también recorremos gracias a las gráficas distintas áreas del Campo Roca. Mons. Olivera nos señaló que allí en el intercambio con los hombres pudo apreciar, la alegría de la gente al vernos llegar, fue especial la valoración religiosa que poseen, allí pude comprobar el especial trabajo del Capellán, Padre Sebastián Soto quien realiza con mucho entusiasmo su labor pastoral.

Mientras tanto en el tiempo de la Homilía, nuestro Obispo se enfocó en, la importancia de vivir la palabra, felices los que la escuchen y practican. Agregando, la exigencia del Evangelio es Dios, él es la prioridad, no hay nada más importante que Dios (…), debemos vivir el Evangelio para llegar al cielo, a la vida eterna.

El mensaje sienta como prioritario, y es sumamente especial para los hombres de la FTA, ya que integran la dotación que debe preservar la paz en esta tierra chipriota, donde ante todo deben resguardar la vida de quienes deben cuidar. Ellos están en un lugar sumamente importante, donde cualquier error puede desatar un conflicto, por tal motivo el vivir y fundamentar sus determinaciones en base a su fe, los dota de fuerza y protección siempre.-