obcastrensearg_mons olivera capilla santa bernabé 00Chipre | Mons. Olivera ofició Misa en la Capilla Santa Bernabé, fue en la mañana del sábado 26 de mayo, cuando el sol de la primavera chipriota alumbraba y dispersaba la bruma del mar del mar Mediterráneo, partía rumbo a la sede de la UNPA (Área Protegida de Naciones Unidas). Allí fue recibido por los efectivos de la FTA, quienes se alistaban para asistir y escuchar la palabra de nuestro Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera.

Construida en el predio que posee la UNPA, promediando la mañana iniciaba el oficio religioso, concelebraron el Vicario General Castrense, Mons. Gustavo Acuña, el Capellán, Padre Sebastián Soto. Entre los presentes es de destacar la presencia del Jefe de Fuerza de Tarea Argentian (FTA), Área 51, Carlos Surraco, efectivos y familias quienes asistieron a la celebración de la Eucaristía.

Respecto de la ceremonia Mons. Santiago Olivera nos contó, la misa fue muy familiar, un pequeño grupo pero fue colmada de una alegría, por dar por concluida la visita Chipre celebrando la Eucaristía. Celebramos la oración en honor a San Bernabé, apóstol compañero de San Pablo que piso estas tierras y hemos podido reflexionar sobre la necesidad de anunciar el evangelio con la propia vida.

Se leyó en la oración, colecta, sobre la lectura, nuestro Obispo dijo, pedimos al Señor que nos ayude predicar con la vida y con la palabra el evangelio a todos los hombres para lograr la conversión y esta era una invitación a cada uno de nosotros también, para predicar con nuestra vida nuestros criterios actitudes, a un nuestros sentimientos habla de aquello Dónde está el corazón de aquello que creemos.

En el Evangelio, se refirió a los niños que se acercan a Jesús, Mons. Olivera se refirió a cuando se relata la actitud de los discípulos que pretenden apartarlos para que los niños no molesten al Señor, al respecto explicó, pero Jesús no sólo los atiende, los bendice, los abraza, sino que nos invita a ser como niños.  Pero nos aclara, se trata de una llamado a no ser infantiles, no ser aniñados, sino como niños, que tienen la confianza y la certeza del padre que ama, del padre que mira siempre custodiando y amando, esta actitud para un cristiano la confianza tomados de la mano.

Agregando, esta enseñanza, trata ayudarnos a renovar nuestra confianza en Dios, sabiendo que transitamos como peregrinos por esta vida, pero dejándonos mirar por él.  Allí, nuestro Padre y Pastor, utilizo un ejemplo de su propia vida para que quede todo más claro, cuando yo era chico me acuerdo cuando tenía que ir hacer alguna compra, mi madre, mis hermanos me decían, anda que te miramos (…), hoy yo te miro y uno camina, va con la certeza o la confianza de que te estaba mirando, te estaba cuidando, que estaba custodiando, así es Dios, es nuestro padre, nos mira, y nos custodia en el camino y eso nos hace transitar con absoluta con sea por el mismo.

Estas allí presente, en ese sector lindante a la zona de frontera, la famosa zona neutra o línea verde la cual es custodiada día y noche por los efectivos, fue sin lugar a dudas condición suprema para elevar aún más la intención de paz en la misa. Nuestro Obispo Diocesano Castrense, nuevamente estaba presente como padre, como pastor, desplegando su labor pastoral, saliendo a la búsqueda de su rebaño, pastoreando, compartiendo con los hermanos-