obcastrensearg_Jefe del Ejército, GralEl Palomar | Los argentinos pueden confiar en su ejército, un ejército de todos, una fuerza que nunca descansa, la afirmación pertenecen al discurso por el 208° Aniversario del Ejército Argentino, por parte del Jefe del  Ejército, Gral. Claudio Pasqualini. En el comienzo, señaló la importancia de la fecha, cuando hace 208 años, luego de la revolución de mayo, la Primera Junta de Gobierno creaba los primeros cuerpos militares.

Decía el Gral. Pascualini, el ejército, surgió así, como sentimiento de un pueblo, hoy como en aquel entonces, el ejército es parte indisoluble de nuestra sociedad. A la hora del homenaje, a quienes se refirió en primer lugar fue a tripulación del Submarino ARA San Juan, esto señalaba, quiero hacer llegar el sentido reconocimiento a los 44 gallardos marinos, así como nuestro acompañamiento a sus familiares, camaradas y amigos que sufren su por su ausencia.

También hizo referencia al reciente bicentenario de la Batalla de Maipú, en Chile, al respecto dijo, después de sufrir la derrota de Cancha Rayada, donde el Ejército Libertador, perdió parte de sus fuerzas y materiales, supo recomponerse y vencer en una jornada gloriosa que posibilitó la libertad es un país hermano. No voy a desarrollar un relato histórico de lo hecho por el ejército de lo hecho por el ejército, con sus luces y sombras, tenemos que olvidar los viejos rencores y trabajar todos juntos, sin odio ni  resentimientos y mirar hacia un futuro en que estemos todos los argentinos unidos.

A continuación compartimos parte del discurso del Jefe del  Ejército, Gral. Claudio Pasqualini:

También hoy, nuestro ejército debe recomponerse de su cancha rayada, de muchos años desinversión y prepararse para enfrentar las amenazas y desafíos qué el cambio de época nos presenta, que pueden afectar a nuestra soberanía y que exige una revisión de nuestro rol y funciones. Por esta razón y dentro del proceso de reconversión de las fuerzas armadas, hemos iniciado un estudio detallado con la finalidad de modificar las estructura que sean necesarias, modernizar procesos, eliminar burocracias y optimizar su funcionamiento integral con la finalidad de organizar un ejército moderno y flexible un ejército dentro del cual las nuevas generación puedan adiestrarse con entusiasmo, un ejército que satisfaga las necesidades del país.

 Ser soldado es una profesión difícil y sacrificada, personas dispuestas a dar la vida por sus conciudadanos con vocación de servicio sin límite de horario renunciando voluntariamente a muchos derechos y hasta tomando con responsabilidad y profesionalismos algunos riesgos para cumplir con la misión impuesta, entre otros sacrificios que se asumen él con su familia calladamente y por un superior, servir a la patria. Un profesional no se improvisa lleva muchos años prepararlo física, técnica, espiritual e intelectualmente, tampoco una organización militar, que requiere un alto nivel de cohesión, espíritu de cuerpo y camaradería.

La defensa nacional es inherente a cualquier estado, nuestro país con el potencial que tiene siendo el octavo en extensión territorial, rico en recursos naturales y con muchas regiones poco pobladas, no la puede descuidar, este es un ejército que hace el mejor uso de los pocos recursos disponibles, sabedor que, junto con las demás fuerzas armadas, son la última garantía para proteger nuestros intereses vitales en un mundo cada vez más convulsionado, en donde no se puede descartar la materialización de estas amenazas que provengan del exterior y que pueden afectar nuestra soberanía, nuestra integridad territorial, nuestra capacidad de autodeterminación y hasta la vida, vienes y libertad de nuestros habitantes, en definitiva para asegurar la supervivencia de la nación Argentina .

Un ejército que estés bien preparado para la guerra, para poder garantizar la paz, contribuir proporcionalmente a un necesario y futuro sistema de defensa regional, brindar apoyo logístico a la seguridad, ocupar y controlar espacio terrestre vacío de valor estratégico brindar apoyo a la comunidad colaborar con el desarrollo nacional protección civil ante catástrofes y desastres naturales.

Hoy condecoramos a dos jóvenes integrantes del ejército que no dudaron a regar sus vidas a rescatar a los argentinos en peligro, contribuimos con la política exterior del país, brindando respaldo a nuestra voz y llevando la paz a otras parte del mundo, tal como lo hacemos en Chipre y más recientemente en Colombia, misión fundamental que se suma al proceso de paz de ese país.

También manteniendo la  bandera de la Antártida, un ejército que no está encerrado en sus cuarteles, está abierto a la comunidad hace muchos años, por ello estamos ayudando a transmitir valores positivos, hemos trabajado en la calle con la gente tocando el himno repartiendo escarapelas recibiendo y visitando escuelas.

No somos ni mejores ni peores que el resto de la sociedad, nos nutrimos de ella y somos parte de ella, con sus virtudes y defectos, todos hacemos Patria y la defendemos nuestros respectivos puestos de trabajo.

 En este nuevo aniversario quiero iniciar los agradecimientos destacando la presencia de los comandantes y representantes de 8 ejércitos de la región y sus delegaciones, sabemos que la integración de nuestros ejércitos y países nos harán más fuertes para enfrentar las amenazas y los  desafíos trasnacionales comunes a nuestra patria valoro mucho su presencia en este día.

Agradezco la presencia el apoyo del Ministerio de Defensa y de nuestro camaradas del estado mayor conjunto de la armada y la fuerza aérea juntos  reconvertiremos el instrumento militar que nuestro país merece, también a los jefes y representantes de  la fuerzas de seguridad con que mantenemos una estrecha relación de trabajo y amistad. Al periodismo y con su importante trabajo contribuyen a difundir las tareas que realiza el ejército y así alimentar también el sentido de pertenencia a este maravilloso país.

A todos los argentinos que nos impulsan y alientan con sus muestras de afecto, y también con su crítica o aprobación, mi especial gratitud a todos los integrantes del ejército argentino, en actividad, en situación de retiro, los que están fuera del país que cumple misiones de paz en el exterior o marcan presencia la Antártida, todos como parte de un único ejército, con esa condición de militar que sólo la muerte puede apagar. a los reservistas, agentes civiles y docentes en servicio, que brindan un servicio fundamental para la eficiencia de institución, a la familia que con su presencia y sentimiento es el refugio y la contención que los soldados necesitamos para sobrellevar la dureza de esta profesión.-

A nuestros héroes de guerra, los que cayeron defendiendo nuestra soberanía y a los que están presentes, tanto oficiales, suboficiales, como soldados sin discriminar, combatieron todos juntos, con honor entrega y coraje, ojala tuviésemos todos el amor por la patria que ellos transmite.

Señor Presidente de la nación, gracias por su confianza y por estar hoy con nosotros, frente a usted hay cerca 3000 hombres y mujeres que representan a todo el Ejército, usted es su comandante, ellos están dispuestos a dar la vida para defender al estado nacional y garantizar su supervivencia. Están listos para cumplir las misiones que los nuevos tiempos imponen, para defender la soberanía e integridad de nuestro territorio, a pesar de todas las vicisitudes vividas son ellos los que han mantenido este ejército vivo y de pie.

Los argentinos pueden confiar en su ejército, un ejército de todos, una fuerza que nunca descansa, un ejército que mantiene la convicción la fortaleza la vocación de servicio y el espíritu que tuvo aquel ejército que pudo resurgir después de Cancha Rayada y vencer en Maipú. Le pido a la Virgen de la Merced que nos acompañe en ese camino.-