obcastrensearg_brocheroMons. Olivera | Es cuestión de honradez y voluntad, la premisa la recordó el Obispo Castrense de Argentina, quien en el día del trabajo, eligió valorar el empleo y a los trabajadores apreciando la figura de nuestro Santo Brochero. Nuestro Santo José Gabriel del Rosario Brochero es símbolo indiscutible del trabajo permanente, su gallardía, su coraje se lucían en su labor, siendo ejemplo de ello, sin esperar más que el desafío para hacerlo.

Por tal motivo, Mons. Santiago Olivera, nos dijo, qué gran ejemplo nos dio Brochero, jamás dudaba en avanzar construyendo con su acción. Era un gran hacedor, no se trataba de un milagro, su secreto era el trabajo, el cual es sinónimo de honradez y voluntad.

Textualmente, Mons. Olivera nos compartió una pintura de cómo era Brochero en su tiempo de Apostolado en su vieja Villa del Tránsito, en el Valle de Traslasierra, Córdoba.

 

¿Falta un carpintero? Es carpintero. ¿Falta un peón? Es un peón. Se arremanga la sotana en donde quiera, toma la pala o la azada y abre un camino público en 15 días, ayudado por sus feligreses. ¿Falta todo? ¡Pues él es todo! y lo hace todo con la sonrisa en los labios y la satisfacción en el alma, para mayor gloria de Dios y beneficio de los hombres, y todo sale bien hecho porque es a conciencia. Y no ha construido solamente caminos públicos: Ha hecho también una buena Iglesia.

Ha hecho, además, un gran colegio… ¡y todo sin subsidio de la Provincia, sin erogación por parte de los miembros de la localidad! ¡Lo ha hecho todo con sus propias garras! ¿Milagro? No. La cosa es muy sencilla. Es cuestión de honradez y voluntad. En otros términos: es cuestión de haber tomado el apostolado en serio, como lo ha tomado el Cura Brochero”.

(Santuario Sto. Cura Brochero)