obcastrensearg_capellan mayor césar tauroSanta Fe | Debemos rescatar los principios morales y cristianos, que templan el alma, hasta el heroísmo, la frase la impartió el Capellán Mayor, de la Fuerza Aérea Argentina, Pbro. César Tauro, quien junto al Obispo Castrense de Argentina, Mons. Olivera, asistieron al 36° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza. El Capellán Mayor señalo, la Patria sigue necesitando de su ayuda y testimonio, agregando, por favor no se quiten nunca del pecho ni el Rosario ni tampoco la Celeste y Blanca, símbolo de la fe y confianza en Dios y amor a la Patria.

En su mensaje también recordó, es en la vida del cristiano, donde debe prevalecer el amor y el servicio generoso, incluso hasta la ofrenda de la propia vida, pero para ello, debemos rescatar los principios morales y cristianos. El Capellán Mayor, Tauro seño que estos principios, templan el alma, hasta el heroísmo, y no las mezquindades, que envilecen al hombre y hacen estéril su vida en la tierra.

A continuación compartimos el mensaje completo del Capellán Mayor, César Tauro:

“He combatido el buen combate, he llegado a la meta en la cerrera, he conservado la fe (…). Y desde ahora me aguarda la corona de justicia que aquel día me entregará al Señor”. Nos dice el apóstol San Pablo.

Y ese gesto, Señor, lo encarnaron heroicamente, camaradas y hermanos nuestros, desde aquel inolvidable 1° de mayo, cuando nuestra Fuerza Aérea Argentina recibía su Glorioso Bautismo de Fuego, a partir del cual, muchos quedaron como Centinelas Eternos, custodiando Nuestra Turba Malvinera, encarnando en el momento supremo, su juramente ante la Celeste y Blanca, no sólo con decisión y gallardía sino también con amor por su Tierra y por nosotros, sus compatriotas.

Todos combatieron y trabajaron por la Patria, todos (…), Gracias por su entrega.

Es en la vida del cristiano, donde debe prevalecer el amor y el servicio generoso, incluso hasta la ofrenda de la propia vida, pero para ello, debemos rescatar los principios morales y cristianos, que templan el alma, hasta el heroísmo, y no las mezquindades, que envilecen al hombre y hacen estéril su vida en la tierra.

Esto es seguir combatiendo el buen combate, manteniendo y acrecentando nuestra fe y entrega en la labor cotidiana, aún en medio de los coletazos de ideologías agonizantes y enfrentamientos absurdos, entre hermanos misma historia, lengua y nación.

Les recordamos que la Patria sigue necesitando de su ayuda y testimonio

Por favor no se quiten nunca del pecho ni el Rosario ni tampoco la Celeste y Blanca, símbolo de la fe y confianza en Dios y amor a la Patria.

Y nosotros, todavía contemporáneos de aquella gesta de amor y coraje que no reneguemos jamás de nuestras raíces marianas que hicieron a esta Tierra, y gloriosa a nuestra Fuerza. Porque cuando se negocian los valores, sobreviene siempre la decadencia y el ocaso de las instituciones y de los pueblos.

Recordemos siempre, que la auténtica victoria que tiene que desvelarnos es el que otorga Nuestro Señor Jesucristo, a los que perseveran en el combate de la fe cotidianamente, para un día ganar el Cielo. Todo lo demás es efímero y pasajero.

Por eso, en este día tan caro a nuestra Fuerza Aérea Argentina, le pedimos a nuestro Padre y Pastor, Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina, su oración y Bendición.

 

Al término de su lectura, invitó al Obispo Castrense de Argentina, Mons. Santiago Olivera a impartir la Santa Bendición.-