obcastrensearg_mons olivera III base aéra ReconquistaSanta Fe | Transitemos por caminos de verdadero reencuentro sintiéndonos y siendo en verdad hermanos de todos, las palabras pertenecen a la Bendición impartida por Mons. Santiago Olivera, en el  36° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina. El acto se realizó en las instalaciones de las III Brigada Aérea en la ciudad de Reconquista, donde asistió, en representación del Sr. Ministro de Defensa Oscar Aguad, la Sra. Secretaria de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencia, Ministerio de Defensa, Graciela Villata, el Brigadier General de la Fuerza Aérea Argentina “VGM”, Enrique Amrein junto a autoridades e integrantes de la fuerza.

Con un cielo plomizo, que dejaba caer una constante llovizna, la cual obligó a las autoridades a trasladar el escenario al interior de uno de los Hangares de la Brigada, nada impidió el homenaje a nuestros héroes. Mons. Santiago Olivera, estuvo acompañado por el Capellán Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, Presbítero César Lionel Tauro, junto al Capellán de la Base de la III Brigada Aérea, Padre Rafael Melina.

Al momento de la bendición religiosa, participaron el Capellán Mayor, César Tauro.

 

Oh dulce virgen María,

Madre de Dios y Madre nuestra, Reina de la Argentina, tú que viste nacer nuestra Patria a la sombra de la Cruz y bajo tu cetro real, y que para custodiar su cuerpo y su alma suscitaste tantos héroes, escucha benigna nuestras súplicas.

Te pedimos especialmente por Nuestra Patria y en ella por nuestras Islas Malvinas.

Te pedimos por los caídos, que en la turba o en el fondo del mar siguen de guardia permanente, esperando el relevo de un puesto que nos pertenece, y que son para cada argentino un ejemplo, un estímulo y un reto.

Por los que volvieron, dejando atrás días de gloria. Que su sola presencia entre nosotros nos renueve y anime.

Que su sangre derramada generosamente no sea estéril, sino que sirva para redimir el alma de la Patria, y transitemos por caminos de verdadero reencuentro sintiéndonos y siendo en verdad hermanos de todos.

Quiera Dios que los argentinos jamás nos avergoncemos de de aquellas cosas grandes que nos identifican y nos unen como Nación.

Que teniendo por delante el ejemplo de los héroes y aquella gesta que ellos comenzaron un glorioso 2 de abril, no perdamos nunca la esperanza.

Te pedimos Señor por la intercesión de Nuestra Virgen Lauretana, que bendiga y recompense a nuestros veteranos de guerra y a cada hombre y mujer de la Fuerza Aérea y sus familias.

Fortalece sus buenos propósitos y el compromiso de servirte a Ti y a la Patria, como fruto y fecundidad de aquella sangre derramada.

Por Jesucristo, nuestro Señor.-