obcastrensearg_mons olivera en cba 20Córdoba | Recemos por nuestra patria, por el encuentro de todos, por la vida, para que sea defendida y custodia, el resumen es parte del mensaje difundido por Mons. Santiago Olivera, en las Fiestas Patronales, Fiesta del Sagrado Corazón, donde hizo una clara defensa a la vida. En su último día de visita Apostólica a la provincia mediterránea, nuestro Obispo Castrense de Argentina, iniciaba su actividad con un encuentro en el Barrio Militar, donde compartió el almuerzo fraterno con Capellanes y efectivos militares de la región.

Recordemos que ayer por la tarde noche, se encontraba con Catequistas y Agentes de Pastoral del Barrio Militar Gral. Deheza. Mientras tanto, hoy sábado, por la tarde, se efectuó la procesión con la presencia de la Banda Militar, quienes animaron la jornada. Reunidos en la Plaza del mismo predio, militares, niños, adolescentes, y las Hermanas de Marta y María quienes trabajan en el Hospital Militar de Ejército en Córdoba, participaron de la suelta de globos.

En el marco de la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, todos se unían para sumarse en una suelta de globos rojos, que semejan el símbolo de la vida, bajo la consigna “Toda vida Vale”, junto a cientos de mensajes, los globos se elevaron al cielo. Finalizando su agenda, Mons. Santiago Olivera, oficiaba la Santa Misa de las Fiestas Patronales en honor del Sagrado Corazón de Jesús, donde también Confirmó a 10 adultos.

En su homilía, Mons. Santiago, reflexionó sobre la Fiesta del Sagrado Corazón, allí proclamó, que resuene con mucha fuerza en nuestro corazón la certeza de Dios que nos amó nos amó tanto, nos amo tanto que envió a su hijo para salvarnos. Agregando, el símbolo del corazón de Jesús es el símbolo más grande del amor de Dios y Jesús nos amó hasta el extremo Dando su vida por cada uno de nosotros.

Pero también nos explicó, que nosotros también debemos avanzar en esta actitud, cuando una persona se conmueve entre necesidades del otro, cuando una persona es solidaria cuando una persona tiene buenos sentimientos, nos referimos a esa persona como una persona de buen corazón. También, se refirió al proyecto de despenalización del aborto, donde, agradeció a los Diputados, que durante este último tiempo, asumieron su deber, y que defendieron la vida más allá de los sentimientos religiosos.

Lo propio hizo con el pueblo, con la gente que salió a la calle y habló en nombre, de ese ser que aún no nació, señalando, han salido a, anunciar el valor de la vida, defenderla, a predicarla, a manifestar de todas las maneras, lo valioso que es la vida, siendo voz de los que no tienen voz, siendo voz de los más frágiles, siendo voz de los indefensos. También pidió por nuestra patria, por los políticos que deberán ahora debatir en la cámara este proyecto de ley, exclamando, pedimos al Señor en esta Eucaristía, por el don de la vida, damos Gracias por aquellos que han trabajado, damos gracias por nuestros políticos, que en esto se han jugado y rezamos por ellos y rezamos por nuestro país.

A continuación compartimos el mensaje de Mons. Santiago Olivera, Obispo Castrense de Argentina:

Celebrar la Fiesta del Sagrado Corazón, es volver a ser muy presente en nuestra vida, que resuene con mucha fuerza en nuestro corazón la certeza de Dios que nos amó nos amó tanto, nos amo tanto que envió a su hijo para salvarnos. El símbolo del corazón de Jesús es el símbolo más grande del amor de Dios y Jesús nos amó hasta el extremo Dando su vida por cada uno de nosotros.

Cuando una persona se conmueve entre necesidades del otro, cuando una persona es solidaria cuando una persona tiene buenos sentimientos, nos referimos a esa persona como una persona de buen corazón. Jesús pasó haciendo el bien, Jesús miraba siempre amando, Jesús salvaba, perdonaba, abrazaba, nos hablaba de un Dios que es padre cercano y misericordioso.

Sin lugar a dudas su corazón, además de ser bueno, es sagrado, Santo, sin malicia, sin mal, lógicamente claro, era el Dios con nosotros, Jesús es el Dios con nosotros. Por lo tanto celebrar la fiesta del Sagrado Corazón, está que nos habla muy claro del amor que Dios nos tiene, nos invita a tomar los mismos sentimientos de Jesús, sentirnos amados de Jesús, nos invita a amar de la misma manera a los hermanos.

Y como decía Santa Margarita, María Alacoque, ella quiso que reparemos a aquellos hombres y mujeres que están lejos de amar a Dios, por el que nos ama, entonces, podemos rezar, ofrecer y amar al corazón misericordioso, el señor reparando por tantas personas que no se dan cuenta.

En este día de la fiesta del Sagrado Corazón, también es un día muy especial para pedir por nuestra patria, por el encuentro de todos, por la vida, para que sea defendida y custodia. Y también para dar gracias a Dios, por aquellos Diputados que trabajaron por la vida, defendieron la vida, sufrieron también, podríamos decir algunas persecuciones o presiones y sin embargo han cumplido este deber de defender la vida. Más allá de cualquier creencia religiosa, valorar la vida como Don de Dios, pero también saber que toda vida vale y trabajar por eso, creo que debemos ser muy agradecidos con aquellos que han esforzado en la defensa.

También a nuestro pueblo que ha salido a, anunciar el valor de la vida, defenderla, a predicarla, a manifestar de todas las maneras, lo valioso que es la vida, siendo voz de los que no tienen voz, siendo voz de los más frágiles, siendo voz de los indefensos. Pero sin olvidarnos, que existen algunas madres que no lo ven así, ellas, que están llamadas a ser santuario de la vida, quieren convertirse en cementerios, es y muy triste y es doloroso, la iglesia experta en humanidad recuerda, el grave mal que se hace con el aborto.

No solo se hace mal matando a un inocente, sino también se hiere para siempre, aunque digan lo contrario el corazón y la mente de las personas, no sólo el de la mujer, sino también los el de los hombres  que quizá, por cobardía, silencio, complicidad, se mantiene al margen o aislados. Pedimos al Señor en esta Eucaristía, por el don de la vida, damos Gracias por aquellos que han trabajado, damos gracias por nuestros políticos, que en esto se han jugado y rezamos por ellos y rezamos por nuestro país.-