Segundo día de Novena a San Juan de Capistrano, Santo Patrono de los Capellanes Castrenses

Publicado el15 octubre, 2020

Segundo día de Novena a San Juan de Capistrano, Santo Patrono de los Capellanes Castrenses

NOVENA A SAN JUAN DE CAPISTRANO

DÍA 2: SAN JUAN DE CAPISTRANO:

SACERDOTE: PREDICADOR MISIONERO

+ En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Invocación al Espíritu Santo: Ven Espíritu Santo y danos a gustar este tiempo de oración, danos silencio y serenidad para saber que este tiempo es para rezar, solo rezar. Rezar para amar más y servir mejor. Amén

Intención del día:

Pedimos, en este día,

por los sacerdotes capellanes en nuestra querida Armada Argentina:

Los que están, actualmente

Los que han pasado por ahí

Los que han fallecidos

Texto de la Palabra:                                                                                                 Lc. 9, 1- 2

Jesús convocó a los Doce y les dio poder y autoridad para expulsar a toda clase de demonios y para curar las enfermedades. Y los envió a proclamar el Reino de Dios y a sanar a los enfermos. Palabra del Señor

(Silencio)

Eco del Evangelio en la vida de San Juan:

Su presencia de predicador era impresionante.

Después de predicar se iba a visitar enfermos, y con sus oraciones y su bendición sacerdotal obtenía innumerables curaciones.

Durante 40 años predicó de ciudad en ciudad y de nación en nación, con enormes frutos espirituales. Luego de ese tiempo – a la edad de 70 años- lo llamó Dios a colaborar en la predicación para la liberación de los católicos en Hungría.

Actualizando su ejemplo:                                                                  Mons. Santiago Olivera

Me gusta señalar que San Juan de Capistrano se entregó en cuerpo y alma a la reforma espiritual del pueblo cristiano por medio de la predicación popular, pero, predicando el Evangelio más con su figura que con su palabra. Porque los santos sacerdotes tienen a Cristo como centro de sus vidas, tienen claro que son hombres para los demás y toda su vida predica y hace presente al mismo Jesús, aceptando que es Jesús quien guía y conduce en el propio proyecto desprendido totalmente de sí mismo.

San Juan de Capistrano es un excelente ejemplo y modelo para imitar, trabajó por la verdad y la unidad, entregó su vida sin retaceos por esto.

Rezamos un misterio del Rosario junto a la jaculatoria: “Manda Padre, muchos y santos obreros a Tu mies. Conserva y santifica a los que estamos”

Oración final:

Señor, que hiciste de San Juan de Capistrano, un celoso predicador misionero, te pedimos nos concedas ese mismo celo por anunciar con alegría la belleza del Evangelio a cada hombre y mujer de este tiempo, donde nos llamas ejercer nuestro ministerio sacerdotal. Amén

+ En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Noticias relacionadas

0 comentarios

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

¡Compartí esta noticia!

¡Enviásela a tus amig@s!