Una persona no puede ser nunca puesta en venta, la frase se desprende del prefacio escrito por el Santo Padre para el libro Mujeres crucificadas. La obra, le pertenece al Padre Aldo Buonaiuto, en donde relata el dolor, la vergüenza de la trata contada desde la misma calle. El PadreSeguir leyendo