Buenos Aires | Al recibir el Sacramento de Confirmación, uno se convierte en Soldado de Cristo, así lo afirmaba el Obispo Castrense de Argentina, Mons. Olivera al celebrar la Santa Misa junto a aspirantes de Gendarmería Nacional Argentina (GNA). Fue en la mañana del viernes 9 de agosto, en la Basílica de Ntra. Sra. de Luján, en Luján provincia de Buenos Aires, donde 78 aspirantes de INCAES de GNA, recibieron el Sacramento de Confirmación.

Es de destacar, que, del total señalado, 50 de los aspirantes del Instituto de Capacitación Especializada (INCAES) recibieron además su primera Comunión, además algunos otros, en días anteriores fueron Bautizados. Celebró la Santa Misa y Sacramento de Confirmación, el Obispo Castrense de Argentina, concelebraron el Capellán Mayor de Gendarmería Nacional Argentina, Padre Jorge Massut, el Capellán Castrense, Mons. Darío Kling y el Capellán Castrense, Padre Eugenio Sánchez.

En su homilía, Mons. Santiago Olivera hizo referencia al Sacramento del Bautismo, destacando que al recibir la Confirmación un confirmaba el Don del Espíritu Santo. Así lo explicaba, “el bautismo nos hace hijos, nos da la vida de Dios como Padre, el Sacramento se da a aquel que recibe la fe, aquel que se adhiere a ella, la acepta y cree. El que cree en Cristo se configura a Él y a toda su enseñanza, viviendo según los mandamientos”.

Continuando, destacó, “sus vidas se identifican con Jesús, todo esto sucede con quien es bautizado, en la Confirmación, uno se convierte en soldado de Cristo con todo lo que implica serlo, desplegando exigencia, esfuerzo y disciplina. Viviendo la vida según la enseñanza de Jesús, adherirse a Él, a su persona y a sus enseñanzas, por lo tanto, al recibir el Sacramento, el Señor confirma nuestro Bautismo”.

En el final, Mons. Olivera les habló sobre su profesión, al respecto les dijo, “como Gendarmes, ustedes se comprometen a cuidar a nuestra sociedad, convirtiéndose en servidor, custodio de los otros, siendo personas de bien. Indudablemente la Gracia de Dios nos ayuda a vivir más plenamente esta vocación de servicio, sabiendo que, así como nos transforma en hijos de Dios, en soldados de Cristo, nos compromete también a vivir plenamente la vocación de servidores públicos”. –

previous arrow
next arrow
previous arrownext arrow
Slider

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *